Mentalidad por Estereotipos

 

Esucha el podcast: Mentalidad por Estereotipos

 

Es importante identificar la mentalidad porque ella gobierna nuestra conducta. Nuestros actos son una consecuencia del conjunto de pensamientos y actitudes que hemos incrustado en nuestra mente a lo largo de los años. Y lo hicimos sin proponer, sin elegir, tan solo se fue dando.

¿Cómo reaccionas ante los ricos? ¿Los ves como gente inescrupulosa, desconsiderada, creída, sin derecho a entrar al reino de los cielos? ¿Piensas de ellos como explotadores sin piedad ni corazón? Con esos pensamientos, no cabe duda que tus reacciones son expresiones de una mentalidad gobernada por un estereotipo.

¿Cómo reaccionas ante los pobres? Si los ves como personas descuidadas y sin compromiso es seguro que tu mentalidad te está gobernando. Con una perspectiva más amplia, tal vez, comprenderías que no tuvieron oportunidades en la vida o que “algunas” dificultades les derrumbaron sus proyectos y por ello se vinieron abajo.

Seguir leyendo

Mentalidad Sistémica

Escucha el podcast: Mentalidad Sistémica

 

Hemos sido formados escolarmente con el método cartesiano que establece la comprensión del mundo que nos rodea con el orden de causa a efecto. Cuando vemos un suceso buscamos de inmediato la causa que lo produjo. Estamos atrapados en el pensamiento lineal.

Esta manera de pensar nos ha resultado útil a lo largo de los años. Nos ha permitido resolver muchos de los problemas a los cuales nos hemos enfrentado en el pasado, sin embargo, la dinámica actual de los acontecimientos y su creciente complejidad nos plantean retos ante los cuales ya no funciona el pensamiento lineal. Estamos obligados a cambiar para ver el mundo como una red de interconexiones.

Es preciso comenzar a ver sistemas por todas partes. ¿Qué es un sistema? Nos apoyamos en la definición de West Churchman. Sistema es un conjunto de partes que interactúan para lograr un conjunto de metas.

Seguir leyendo

La Credibilidad de un Líder

Escucha el podcast: La Credibilidad de un Líder

Trabajé en una empresa donde el contralor general era aficionado a pedir prestado, para luego no pagar. Los días de quincena no se le miraba ni el polvo. Dos días después argumentaba que se había quedado sin dinero, es más, hasta te pedía crédito adicional.

Ese contralor general gozaba de un puesto sumamente importante en una empresa de 600 trabajadores. Su fama como deudor incumplido era ampliamente difundida por los afectados, no es una exageración decir que “todo el mundo lo sabía”.

Trabajó conmigo un gerente de ventas que era aficionado a coquetear con cuanta secretaria se encontraba. En una ocasión, un cliente que era director general, me llamó para pedirme que ese tipo no se volviera a parar en su empresa. Fue cuestión de tiempo, dos meses después nos canceló la cuenta.

  Seguir leyendo