Jack Ma: De Profesor a Millonario

Foto: https://www.infobae.com/tendencias/innovacion/2017/05/02/jack-ma-el-hombre-que-construyo-un-imperio-tras-mil-y-un-errores/

Escucha el podcast: Jack Ma: De Profesor a Millonario

 

El título de este post suena como si dependiera de la suerte, como si se hubiera sacado la lotería. Pero no. Jack Ma es el ciudadano chino que supo perseguir sus sueños desde niño. Correteó la suerte a toda velocidad y encontró la fortuna de la mejor manera: creándola.

¿Cómo habrá logrado una fortuna de 40,000 millones de dólares? ¿Cuántos años dedicó a ello para poder retirarse a los 54 años? ¿Hizo negocios con el gobierno chino? ¿Tuvo padrinos que le dieron una varita mágica? ¿Hizo trampas? Veamos las respuestas que encontramos en el libro biográfico escrito por Duncan Clark: “Alibaba y Jack Ma” Edit. Océano.

Como en la mayoría de estos héroes empresariales, Jack Ma nació en un barrio pobre, a unos cuántos kilómetros de Hangzhou, en China, en septiembre de 1964. Su espíritu lleno de ambición se manifiesta con el hecho de que se levantaba a las cinco de la madrugada para montar su bicicleta y después de casi una hora de pedalear llegaba al mejor hotel de Hangzhou para ofrecer a turistas extranjeros una guía gratuita por la ciudad. Todo a cambio de practicar su inglés. Una de esas familias lo acogió y lo invitó a irse con ellos un semestre a Australia. Los Morley lo trataron como un hijo.

Seguir leyendo

La Rueda de la Innovación II

Escucha el podcast: La Rueda de la Innovación II

Decíamos en el artículo de la semana pasada que: “México siempre llega tarde a la mesa de la prosperidad” (José Vasconcelos). En el aprovechamiento de la basura para transformarla en electricidad nos hemos tardado más de 50 años. Los europeos lo hacen desde los años sesenta.

La reportera e investigadora Rosalía Lara nos presenta en Expansión de 01-mayo-2018 el caso de éxito de una empresa que afirma: “tenemos presencia en México desde hace 25 años. Trabajamos en 40 ciudades y atendemos a más de 13 millones de habitantes”.

En “el constituyente del Distrito Federal”, que le cambió el nombre a CDMX y donde predominó el pensamiento de izquierda. En su artículo 14 decretó: “El agua es un bien público, social y cultural. Es inalienable, inembargable, irrenunciable y esencial para la vida. La gestión del agua será pública y sin fines de lucro”.

Seguir leyendo