Zara: Una Enseñanza Grandiosa

Escucha el podcast: Zara: Una Enseñanza Grandiosa

Un niño de ocho años acompaña a su madre a comprar pan, un poco de mortadela y un litro de leche. Ante la petición, el tendero le dice: “y, ahora, ¿sí tiene para pagarme? porque ya no le puedo prestar más”.

Ese niño ve cómo su madre suplica y al no tener respuesta llora inconsolable porque tiene que regresar al hogar con la bolsa del mandado completamente vacía.

Fue en ese momento inolvidable que ese niño decide hacer mandados a cualquiera, por un dinerito, para ayudar a su madre.

Seguir leyendo

6 Pilares del Vendedor Exitoso II

Escucha el podcast: 6 Pilares del Vendedor Exitoso II

 

Hemos hecho referencia a la CONFIANZA No.1 que es la seguridad en uno mismo, el aplomo, la autoconfianza. En una relación es importante trasmitir cordialidad y afecto, demostrar aceptación para lograr aceptación. Ello requiere cumplir con la primera de las confianzas.

2. CONFIANZA EN TU EMPRESA. Es frecuente escuchar a vendedores decir “tengo la camiseta de mi empresa bien puesta”. No basta, es necesario sudarla. Por otro lado, necesitamos que el vendedor tenga bien puesta, primero que nada, su propia camiseta, que sienta orgullo por ser quien es. En general, los vendedores exitosos tienen un ego muy grande, se sienten divinas garzas. Les gusta vedetear. Ello no es malo, así son, así deberían ser.

Vayamos a un ejemplo ilustrativo. Nuestro admirado y reconocido Hugo Sánchez, el mejor jugador mexicano de todos los tiempos. Comenzó con los Pumas, tenía la camiseta de Pumas bien puesta. Se fue al Atlético de Madrid y fue goleador, ganó un Pichichi, tenía la camiseta del Atlético bien puesta. Se fue al Real Madrid donde también fue goleador y ganó cuatro premios Pichichi como campeón de goleo de la Liga Española, sin duda tenía bien puesta la camiseta del Real Madrid. Después estuvo en otros tres clubes. Conclusión, Hugo Sánchez siempre tuvo la camiseta bien puesta, sí, pero la de Hugo Sánchez, ese es el denominador común. Ése es el sello de los triunfadores. Primero, su propia camiseta, en carne viva.

Seguir leyendo