El Líder es el Líder… ¿Y Qué?

Escucha el podcast: El Líder es el Líder… ¿Y Qué?

 

Existe un debate muy serio entre sociólogos y politólogos acerca de la fortaleza de las instituciones, sean públicas o privadas. Tal pareciera que si una institución existe no hay nada que pueda cambiarlas o derribarlas.

Mi experiencia documentada me lleva a la conclusión de que esto es falso, completamente falso. Todo es cuestión de tiempo. Mucho de él se requiere para crear, dar forma y fortalecer una institución. Lo que toma años crear, puede ser destruido en meses.

La institución presidencial de los Estados Unidos es sumamente poderosa y sus contrapesos también lo son. No hay duda, pero ello no significa que las instituciones puedan sostenerse por sí mismas.

Seguir leyendo

¿Es Coherente tu Empresa?

 

Escucha el podcast: ¿Es Coherente tu Empresa?

 

Cuando se nos agotan las posibilidades de crecimiento o sentimos que el mercado se nos está cerrando, o con mayor precisión, cuando disminuyen las ventas en forma alarmante, tenemos que regresar a revisar ciertos puntos clave, tal vez, hemos perdido coherencia en nuestra toma de decisiones y/o en nuestras acciones cotidianas. ¿Cómo saber si tu empresa es coherente?

La PROPUESTA ÚNICA DE VALOR (PUV) debe ser la resultante de una declaración de MISIÓN bien definida. Siempre hay espacio para ser innovadores si contamos con estas dos fuentes de inspiración: la razón de ser de tu organización y el valor que ofreces.

La misión y la propuesta de valor son nuestros faros, esos no cambian, son nuestras operaciones las que deben ajustarse cotidianamente para no perder presencia en el mercado. Allí está el espacio para la creatividad. La base es una acertada formulación estratégica.

Seguir leyendo

¿Quién Guía tu Camino?

Escucha el podcast: ¿Quién Guía tu Camino?

Es frecuente escuchar a personas soberbias afirmar que son los amos de su destino u otras que dicen que son los capitanes de su alma. ¿Es cierto esto?

Hace pocos años el Dr. Paul McLean emitió su teoría del cerebro “triuno”. Consiste en comprender que tenemos tres cerebros combinados que gobiernan nuestra conducta.

El primer cerebro es el reptiliano, un vulgar cocodrilo que reacciona como lo que es: un animal. No piensa, no decide, sólo actúa irracionalmente, por impulsos. Es en esencia, lo más primitivo que hay en nosotros. ¿Qué tan cerca estamos del primitivismo? Imaginemos una escena: estamos llegando tarde a una reunión importantísima, la calle está congestionada, no hay lugar para estacionarnos. A lo lejos vemos un lugar y aceleramos, en eso vemos que un auto se mete en sentido contrario para ganarnos ese lugar. Le prendemos las luces, le tocamos el claxon y le gritamos “yo lo vi primero”. Nos gana el lugar y nos volvemos unos salvajes. Nos brota el primitivismo irremediablemente. Perdimos el control y no sabemos por qué.

Seguir leyendo