Escucha el podcast: El Líder que Trasformó a Disney

Recorrer la historia de un gran líder en la vida real siempre ha resultado inspirador, aunque tengamos claro que ninguna de sus circunstancias coincidirá jamás con las nuestras. No es para imitar, pero sí para inspirar.

Toda su carrera en una sola empresa. Ascendió y ascendió con cada cambio que vivió. En 1974, a los 23 años entró a trabajar a ABC empresa de medios y nunca salió de allí. ABC fue comprada por Disney y vio salir a muchos compañeros, pero él se quedó. En el 2000 fue ascendido en su nueva empresa a jefe de Operaciones y a partir de 2005 llegó a ser el director general (CEO) durante 15 años. En 2021 fue elegido presidente de Walt Disney Corporation, se retiró a los 71 años con un premio de cerca de 74 millones de dólares, un pago que dependía de concluir la adquisición de 21st Century Fox para Disney y que está sujeto a metas de desempeño. Si se suma esa cantidad a los 65,6 millones de dólares que obtuvo el año pasado, el pago combinado sería de casi 140 millones de dólares.

Robert Iger llevó a Disney de una facturación de cinco mil millones de dólares anuales a 500,000 millones de dólares. Cuando él fungía como director de operaciones vio que el CEO estaba por retirarse y se dispuso a ocupar su lugar, pero el puesto estaba demasiado competido. El Consejo de Administración quería un sucesor de fuera, no querían a nadie de la propia corporación.

Iger se armó de valor y se preparó muy bien. Comenzó con un diagnóstico enfatizando los aspectos negativos de la operación de su CEO, Michael Eisner, que tenía 20 años dirigiendo la empresa. Planteó un proyecto sustentado en tres pilares clave: calidad, tecnología y proyección global. Propuso sus principios directivos: optimismo, valor, curiosidad, equidad, pensamiento, autenticidad, integridad y la implacable búsqueda de la perfección.

Para comprender la importancia de este valiente hecho, imaginemos al canciller Marcelo Ebrard planteando todos los cambios que deben introducirse en el próximo sexenio frente al presidente López Obrador, basándose en una crítica demoledora del gobierno actual. Imposible ¿cierto?

Una vez que Iger ganó el puesto procedió a los siguientes pasos que, vistos retrospectivamente parecen sencillos: consolidar la funcionalidad y calidad de los parques temáticos, imprimir mayor calidad a Imageneering (la creadora de personajes), revisar y revitalizar sus líneas existentes más allá de Disney, como ESPN, ABC y muchas más. A partir de allí, lo importante era incrementar su variada oferta.

Su primer paso audaz en 2006 fue comprar Pixar para poseer todos los derechos de sus célebres películas, ganadoras de premios Oscar, como Toy Story y sería el inicio de una nueva época de filmes exitosos como Cars, Ratatuille, Brave, Monsters Inc, Los Admirables, Coco y Encanto, más los que fueran surgiendo.

El siguiente paso fue comprar Marvel en 2009 adquiriendo con ello una galería de más de 5000 personajes, de entre ellos saldría la película Black Panther, que fue un gran éxito de taquilla.  En 2012 fue tras Lucas Film, los creadores de la saga Star Wars, de allí surgiría la creación de Star War: End Game, la película más taquillera de todos los tiempos, hasta ese momento.

Preocupado por el avance de la disrupción en la forma de entregar productos al consumidor buscó una plataforma. Al principio estudió Snapchat, Spotify y Twitter. Se decidieron por Twitter y fueron tras ella. Grandes estudios y negociaciones para, finalmente poner precio y acuerdos. Todo listo. La noche anterior a la firma del contrato, Iger reflexionó en su tema central: ¿La cultura de esta nueva empresa enriquecería la cultura Disney? Decidió que no y por tanto canceló la operación que estaba a punto de firmar. Pobre Twitter nadie quiere comprarla, primero Disney y luego Musk.

Esta búsqueda lo llevó a BAMtech que compró en 2016, mucho más barato adquirirla, apenas mil millones de dólares. A partir de ese momento iniciaron los trabajos, comenzaron con el Streaming de ESPN en 2018 y para 2019 ya tenían buena parte de los productos de Disney.

En 2019 concretó la alianza con 21st Fox Company por un monto de 71,300 millones de dólares, incrementando notablemente su capacidad productora de películas por los estudios incorporados y con especial interés por la enorme presencia que tiene Fox en los mercados de India y China.

En 2020 procedió a presentar su proyecto de Streaming (Disney+) a su consejo de administración. Requería una decisión arriesgada. Se trataba de cancelar todos los contratos de licencia y dejar de percibir ingresos seguros del presente para pasar a manejar directamente las entregas al consumidor, con ingresos probables en el futuro, pero superiores en el largo plazo. Esto significaba que Disney lanzaría sus nuevas películas antes en Disney + que, en cines, para ello Robert Iger puso a trabajar a todas las divisiones de WDC, incluyendo Fox, en la creación de nuevas películas que fortalecieran el canal Disney +

Al llegar el momento de retirarse manifiesta gran tristeza por abandonar la compañía que ha contribuido a crear. Otro vendrá a dirigirla. Es como haber trabajado para construir la casa de sus sueños para que venga otro y la habite.

El sucesor, Bob Chapek, queriendo superar el reto que le dejó Robert Iger, planteó sus pilares: apuestas deportivas, criptodivisas, metaverso y fortalecer su enfoque inmobiliario. En este momento no hacen sentido, pero el tiempo lo dirá.  Lo que queda claro es que Disney no se detendrá, tiene el espíritu innovador y seguirá desarrollándose.

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

ROBERT IGER: Nada es más importante en la empresa que la integridad de las personas y la calidad de los productos.

alfredo-esponda@cencadedigital.com

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.