Escucha el podcast: Crisis y Recesiones que nos han Robado Calidad de Vida

Nuestra generación ha vivido en crisis recurrentes y ha sorteado recesiones que han acabado con patrimonios producto del esfuerzo. No golpean parejo, incluso a algunos los ha beneficiado. Es tradicional recurrir al eslogan chino: crisis se expresa con dos ideogramas que significan peligro y oportunidad. De 1970 al presente hemos padecido 9 sexenios de ineptitud y aplicación de políticas económicas que destruyen riqueza. En el informe del primer semestre de 2022 el CONEVAL nos informa de 49 millones de mexicanos en pobreza alimentaria que no les alcanza para comprar la canasta básica. ¡Qué vergüenza! Asumamos la responsabilidad que nos corresponde. Todos somos culpables al elegir a 9 presidentes que nos han usurpado nuestra calidad de vida.

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas estableció a partir del 3 de febrero de 2021 un Comité de Fechado de Ciclos de la Economía de México (CFCEM). Este comité está integrado por distinguidos y reconocidos economistas como Jonathan Heath, Luis Foncerrada y otros.

Después de 18 meses de estudio, discusiones y análisis, este comité dio a conocer sus resultados: México ha enfrentado de 1980 a junio de 2020 nada menos que 6 recesiones. Ahora bien, al presentarlos como ciclos completos nos muestran que a cada recesión le sigue una etapa de recuperación. No debemos descartar que, en el periodo anterior, del presidente Luis Echeverría (1970-1976), también tuvimos recesión, pero no forma parte del alcance de este estudio. Wow! Deberían haber arrancado en 1976 cuando el valor del dólar se despidió de los $12.50 que permaneció fijo durante 12 años. Echeverría dejó una inflación de 15.7%. Allí comenzó la tragedia.

A título personal puedo decir que soy un sobreviviente afortunado de estas 6 recesiones y al citarlas me baso en el riguroso estudio de este comité, limitado a seis periodos. 8 sexenios, pero la debacle de López Portillo fue consecuencia de las decisiones de Luis Echeverría antes de 1976.

  1. Diciembre de 1981 a junio de 1983. Fueron los tiempos del desastre provocado por las decisiones del presidente José López Portillo, donde el primero de septiembre de 1982 nacionalizó la banca. La gran expresión “no nos volverán a saquear”, hacía referencia a la fuga de capitales que produjeron los “saca dólares”. Me lancé a crear mi pyme (CENCADE) en 1979 y sufrí en el arranque las dificultades de una economía en recesión. La inflación la dejó en 57.5%. Fue como haberme lanzado a aguas turbulentas en un río que venía cuesta abajo con enorme fuerza. ¡Qué trágicos años!

  1. Octubre de 1985 a diciembre de 1986. Fue la época del presidente Miguel de la Madrid donde alcanzamos una inflación de 150%, vivimos con programas antinflacionarios que reducían constantemente la pérdida de poder adquisitivo y generó la psicosis de “no comprar, hay que guardar”. La demanda de bienes se vio notablemente disminuida y, con mayor razón, la compra de cursos de capacitación. Fue una época muy sufrida para toda la sociedad y para quienes integrábamos CENCADE en aquel momento. Temíamos no resistir. De la Madrid dejó una inflación de 128.89% al irse en 1987. Carlos Salinas de Gortari se enfocó en disminuir la inflación para dejarla en 6.9%. El Comité que analizó las crisis no registró ninguna en el sexenio de Salinas, porque muy hábilmente, durante su gestión como secretario de programación y presupuesto de Miguel de la Madrid hizo ajustes y luego se empecinó en un control fijo de la moneda que descargó todo el desajuste en el siguiente sexenio. En cuanto a recesiones e inflación Carlos Salinas sale limpio.

  1. Diciembre de 1994 a mayo de 1995. Es nada menos que el llamado “efecto tequila” o “el error de diciembre”. Duró muy poco gracias a la ayuda que Ernesto Zedillo consiguió del presidente Bill Clinton. Estados Unidos nos prestó 20,000 millones de dólares para no incurrir en default y ello hizo posible que el prestigio de México como buen pagador de sus deudas se mantuviera incólume. México pagó el préstamo tres años después, mucho antes del vencimiento acordado. Zedillo dejó la inflación en 9.5%.

  1. Octubre del 2000 a enero de 2002. Fue durante el mandato del presidente Vicente Fox, este sexenio se caracterizó por el desarrollo social, logró disminuir la pobreza del 43.7% al 35.6% El presidente Fox dejó la inflación en 3.6%.

  1. Julio de 2008 a mayo de 2009. Fue durante el mandato del presidente Felipe Calderón, la recesión que sufrimos fue totalmente importada, se debió a la crisis hipotecaria que se originó en Estados Unidos. Un golpazo, devaluaciones muy fuertes. Para quienes tuvimos que endeudarnos para subsistir, sufrimos tasas de interés bancaria hasta del 47% anual, durante varios años trabajamos únicamente para pagar intereses, resultaba imposible abonar a capital. La recuperación fue paulatina, aunque dolorosa. Durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto no se registró ninguna crisis. La inflación pasó de 4.1 a 4.9%.

  1. Junio de 2019 a mayo de 2020. El inicio del mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador se marcó por el temor a las decisiones iniciales como la cancelación del Aeropuerto de Texcoco (NAIM) y el foco decidido en concentrar recursos en obras icónicas como el Tren Maya, el Aeropuerto Felipe Ángeles y la Refinería Olmeca (en Dos Bocas). Después del descenso del 8.5% en el PIB provocado por la pandemia del COVID 19 la economía no logra recuperarse, no obstante que países como Estados Unidos y Canadá sortearon esa dificultad a tan solo un año después. La inflación ha pasado del 4.9% al 8.1%

Si tomamos como factor fijo el valor del dólar podemos aclarar nuestra desgracia social, en ocho sexenios desde López Portillo hasta López Obrador el peso frente al dólar ha pasado desde $12.50 hasta el valor real de $20,250.00 (si aplicamos el truco salinista de quitar tres ceros a la moneda, el valor reconocido es de $20.25 pesos por dólar).

Este paso de 12.50 a $20,250.00 se aprecia bien cuando compramos un artículo importado, pagamos ese deslizamiento y resulta doloroso reconocer que el poder adquisitivo de nuestro peso se ha vuelto raquítico y ello representa un empobrecimiento difícil de ocultar. Todo lo relacionado con el extranjero nos resulta intolerablemente caro, pero ni modo, debemos pagarlo ya sean viajes, adquisición de auto, compra de libros o medicinas, y peor aún, de insumos y materiales para la fabricación. En consecuencia, vemos precios que no podemos pagar. Todo ello vuelve cada vez más difícil salir adelante a quienes viven de trabajo honrado. En la actualidad hacerse de un auto o una casa resulta cuesta arriba. Pareciera que estamos entrampados en un círculo vicioso de pobreza, caracterizado por un tobogán que nos arrastra hacia abajo.

Los analistas de la actividad económica predicen que al terminar este sexenio 2018-2024 tendremos otra crisis y el valor del PIB (Producto Interno Bruto) no habrá crecido en seis años. Esto significa que todo lo producido ha servido únicamente para sobrevivir, nos lo hemos comido y gastado. Tendríamos que preguntar a cada mexicano ¿este sexenio trabajaste? ¿adónde se fue lo que produjiste? ¿Por qué estás igual de pobre en 2024 que en 2018? ¿Prosperaste? ¿En qué?

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

DENG XIAOPING: La pobreza no es socialismo. Ser rico es glorioso. (Filosofía del verdadero transformador de China).

alfredo-esponda@cencadedigital.com

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.