Mentalidad por Estereotipos

 

Esucha el podcast: Mentalidad por Estereotipos

 

Es importante identificar la mentalidad porque ella gobierna nuestra conducta. Nuestros actos son una consecuencia del conjunto de pensamientos y actitudes que hemos incrustado en nuestra mente a lo largo de los años. Y lo hicimos sin proponer, sin elegir, tan solo se fue dando.

¿Cómo reaccionas ante los ricos? ¿Los ves como gente inescrupulosa, desconsiderada, creída, sin derecho a entrar al reino de los cielos? ¿Piensas de ellos como explotadores sin piedad ni corazón? Con esos pensamientos, no cabe duda que tus reacciones son expresiones de una mentalidad gobernada por un estereotipo.

¿Cómo reaccionas ante los pobres? Si los ves como personas descuidadas y sin compromiso es seguro que tu mentalidad te está gobernando. Con una perspectiva más amplia, tal vez, comprenderías que no tuvieron oportunidades en la vida o que “algunas” dificultades les derrumbaron sus proyectos y por ello se vinieron abajo.

¿Cómo reaccionas ante las personas de sexo indefinido? Si los ves con cara despectiva o haciéndoles gestos, entonces, estás atrapado en este tipo de mentalidad. Con una perspectiva más amplia considerarías que todos los seres humanos tenemos “derecho a ser, como somos” y debemos respetar sus condiciones.

¿Cómo reaccionas ante personas de distinta raza o credo? Si los repudias y te cuesta trabajo aceptarlos, entonces necesitas trabajar tu mentalidad para abrirte a todo tipo de personas para tratarlas y conocerlas mejor, de esa manera acabarías comprendiéndolas y aceptándolas.

¿Cómo reaccionas ante los fracasos? Si te das por vencido, entonces tu mentalidad derrotista te impide levantarte y seguir luchando. Existen personas que si las cosas no resultan como las esperaba sufren mucho y se hunden. En cambio, otras personas tienen claro que todo lo que les sucede es simplemente una retroalimentación. Es un dato que nos está informando que aquello que hicimos no funcionó y debemos buscar otra forma.

Pensemos al estilo Tomás Alva Edison que después de haber experimentado más de 10,000 formas de conseguir la bombilla (el foco) y le reprocharon: “¿acaso no le produce sentimiento de frustración haber fracasado más de 10,000 veces? Y él contestó: no he fracasado, he descubierto 10,000 veces de cómo no funciona una bombilla y al fin descubrí una forma que sí funciona”. Una mentalidad así nos impulsa a continuar buscando el “cómo sí” de aquello que es importante para nosotros.

¿Cómo reaccionas ante el éxito? Si te complaces cuando triunfas en un propósito corres el riesgo de estancarte; por el contrario, si consideras que el éxito obtenido es la nueva plataforma que apalancará tu crecimiento hacia un nivel de mayor altura, entonces ascenderás a cúspides más elevadas.

De todas las cosas y personas que enfrentamos obtenemos lecciones muy útiles que nos brindan una extraordinaria información para descubrir lo que estamos haciendo bien y aquello que hicimos mal. Esa información es sumamente valiosa para enriquecer nuestra mentalidad.

¿Cómo reaccionas ante lo desconocido? ¿Te intimidas, pierdes confianza y huyes? Sin duda hay ocasiones en que lo mejor es huir, pero no siempre. La valentía consiste en enfrentar nuestros propios miedos para continuar avanzando. Todo crecimiento de hoy es fruto del enfrentamiento de ayer a lo que desconocíamos. Roosevelt decía: “sólo debemos temer a nuestros propios miedos”, la mayoría de los miedos proceden de nuestra mentalidad, frecuentemente, de la época infantil.

Te invito a destruir tus estereotipos y forjar una mentalidad más rica en perspectivas. Abrirnos al mundo, a lo nuevo, a lo desconocido.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

No te pierdas de leer en LIDERAZGO FALLIDO. DEL ERROR TAMBIÉN SE APRENDE editado por GRANICA: “Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no se te olvide de que tu vida es la mayor empresa del mundo. Sólo tú puedes evitar que vaya en decadencia” (Papa Francisco).

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *