Mentalidad de Cambio

Escucha el podcast: Mentalidad de Cambio

 

¿Cómo es posible que si todo a tu alrededor está cambiando permanentemente resulta que tú no estés dispuesto al cambio?

Lo peor que puede sucedernos es que mantengamos las mismas ideas y los mismos hábitos arraigados durante mucho tiempo.

Como la canción de Juan Gabriel: “ya no te aferres, ya no te aferres a un imposible…” Estamos obligados a una mentalidad de cambio.

Se le atribuye a Einstein esta frase: “si sigues haciendo lo mismo, siempre obtendrás los mismos resultados” o como él dice: “es una muestra de locura esperar resultados diferentes haciendo las mismas acciones de siempre”.

Entonces, ¿en qué deberemos cambiar? En función de nuestras aspiraciones, nuestros sueños, nuestros anhelos más queridos, debemos analizar lo que hacemos y realizar cambios pertinentes.

Lo recomendable es identificar dónde estamos hoy, qué resultados obtenemos en la actualidad y descubrir la brecha que nos separa del lugar adónde deseamos estar. Lo que deseamos, ¿es producto de nuestra convicción o es un simple deseo superficial?

El punto de partida puede estar equivocado. Si deseamos algo querrá decir que estamos dispuestos a pagar el precio, a entregarnos por completo, a sacrificar algunas cosas de las cuales disfrutamos actualmente.

¿Queremos bajar de peso? Debemos estar seguros de lo que significa. Dejar de comer alimentos que nos producen un gran placer por fuerza de la costumbre y pasar a comer alimentos que nunca nos han gustado.

¿Queremos tener cuerpo atlético? Debemos realizar ejercicios que antes no pudimos y, tal vez, nunca quisimos.

¿Queremos estar preparados para el éxito laboral? Debemos identificar las competencias que son necesarias en nuestro puesto y comenzar a leer, estudiar y poner en práctica todo aquello que nos conduzca a ejecutar con precisión y facilidad las actividades que nos corresponden en el puesto que hoy ocupamos para, luego, pasar a desarrollar las competencias del puesto al cual aspiramos.

¿Anhelamos casa propia? ¿Queremos dejar de pagar renta? Ni remedio, tenemos que hacernos un plan de ahorro, lograr antigüedad en la empresa en que trabajamos para conseguir un crédito que nos permita pagar el enganche. Sacrificar salidas de fin de semana. Aprovechar actividades gratuitas al aire libre, gozar más de parques públicos, etc.

¿Queremos destacar en algo para ser reconocidos? El camino es el mismo, identificar requerimientos y trazarnos un plan para hacerlo realidad.

Lo que resulta inevitable es el esfuerzo, la dedicación, la concentración y hasta cierto sacrificio para alcanzar nuestra meta, pero queda claro: dejar de hacer cosas que hoy nos satisfacen para pasar a realizar actividades nuevas.

Por supuesto que tenemos alternativa y es ampliamente conocida: seguir haciendo lo mismo de siempre. Entonces, no nos quejemos: seguiremos viviendo lo mismo de siempre y… pasarán los años.

Los años pasarán de todos modos y es cuestión de criterio dedicar un esfuerzo para cambiar nuestro nivel de vida y nuestra calidad de vida. El escritor Jim Rohn nos plantea: “tenemos que elegir entre el dolor de cumplir la disciplina frente al dolor de no haber tenido disciplina”.

El día de mañana no te quejes de que no tuviste suerte en la vida, mejor reconoce que no supiste labrarte una vida mejor.

Te invito a desarrollar mentalidad de cambio para que tu futuro sea más luminoso de lo que es hoy.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

No te olvides de leer en LIDERAZGO FALLIDO. DEL ERROR TAMBIÉN SE APRENDE publicado por Editorial Granica: “¿Acaso no es posible alcanzar la grandeza sin recurrir a trampas?”

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *