¿Preparado para perder tu Empleo?

Escucha el podcast: ¿Preparado para Perder tu Empleo?

 

En los primeros años de este Siglo XXI vivimos en CENCADE un fenómeno aleccionador: estábamos muy bien preparados para implantar sistemas de aseguramiento de calidad y llevábamos más de 400 sistemas que ya habían obtenido su certificación ISO 9000.

Justo, cuando estábamos mejor preparados y teníamos mucha experiencia, ¡ZAS! Se nos acabó el mercado. Nosotros mismos contribuimos a ello. En cada sistema que diseñamos e implantamos se procede a formar a un representante de la dirección. Una vez formados se salían de su empresa y se convertían en consultores que vendían a precios muy bajos. Esos competidores nos sacaron del mercado porque nos resultó incosteable ofrecer nuestros servicios a esos precios.

Ante una situación como ésta no queda más remedio que reinventarse. En CENCADE nos concentramos en la capacitación en línea, con un costosísimo arranque, pero aprendimos. El equipo de trabajo tuvo que cambiarse, ya fuera con nuevos aprendizajes o con nuevas contrataciones.

El cambio nos sentó muy bien. Hoy contamos con más de 100 cursos de catálogo y una experiencia de más de 450 cursos diseñados y desarrollados a la medida de lo que piden nuestros clientes. No somos expertos en todos los temas, pero sí dominamos lo esencial para crear un curso en línea: diseño instruccional, diseño gráfico, interactividad y su ubicación en la nube para que se administre en línea. Además de nuevos conceptos que enriquecen nuestra oferta como comunicación interna, proyectos de gamificación, diseño-creación y administración de Universidades Corporativas.

En síntesis, la avalancha que nos arrolló y nos destazó en pedazos, finalmente nos ha llevado a plantear medidas más creativas y audaces que han hecho posible llegar a los 40 años de existencia totalmente renovados con un equipo juvenil, capaz y creativo. Por supuesto, nada es para siempre, de modo que hemos de seguir innovando.

Te proporciono estos datos con el afán de motivarte. Es probable que tu empleo actual deje de existir y tengas que salir de tu empresa. Es el momento de reinventarte, ¿en qué?, ¿hacia dónde ir? Sólo tú lo sabes, pero vamos a platicar un poco al respecto.

Hay pérdida temporal de empleos cuando se contrae la economía y, ya no digamos, cuando se presenta una recesión. Si las empresas dejan de vender o disminuyen su facturación pues la medida que sigue es la disminución de su fuerza de trabajo. En México, durante el primer semestre de 2019 se perdieron más de 300,000 puestos de trabajo. Como contraparte lógica hubo un incremento notable en el empleo informal.

En 2018 el periodista Andrés Oppenheimer publicó su libro: Sálvese quien pueda. Su advertencia es drástica: el 47 % de los empleos actuales dejará de existir. Todo aquel puesto de trabajo susceptible de ser sistematizado por la Inteligencia Artificial será eliminado. Entre estos empleos tenemos a los contadores, las secretarias, los vendedores, analistas de valores, calculistas de ingeniería, etc. Incluso en la profesión médica ya se emplean diagnósticos a control remoto. En la industria manufacturera son los robots los que reemplazan a la mano de obra.

¿Cuál es nuestra respuesta a “Sálvese quien pueda”?

La solución está en el desarrollo de META-COMPETENCIAS. Ha quedado claro que una competencia es el conjunto de conocimientos, destrezas y actitudes que necesita una persona para realizar una actividad de manera productiva.

META-COMPETENCIA es una competencia que cubre un rango amplificado de actividades productivas. No es precisamente que sirva para todo, pero sí para muchas actividades, simplificando, vamos a llamarle mentalidades.

Nuestras mentalidades son formas de pensar sustentadas en creencias, convicciones profundas que son producto de nuestras vivencias, de la incorporación de conocimientos, del desarrollo de habilidades y de la manifestación de nuestras actitudes.

Entre algunas meta-competencias que podemos identificar están las siguientes: mentalidad estratégica, mentalidad sistémica, mentalidad crítica, mentalidad innovadora, mentalidad sistematizadora. No faltará quien piense en algunas más.

En agosto de 2019 el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro hizo comentarios despectivos acerca de la esposa de Enmanuel Macron. El presidente francés contestó lacónicamente: “lo siento por él, lo siento por su país”. Es una manera muy fina de sentir lástima por alguien que tiene mentalidad machista. Donald Trump es un ejemplo de mentalidad racista. Una vez que alguien desarrolla una mentalidad queda atrapado.

No exageremos confiando en que las meta-competencias nos salvarán definitivamente de los cambios modernizadores, pero sí puedo asegurarte que habrán de convertirse en el salvavidas que podremos abrir para amortiguar la caída.

Pensemos, entonces, en cómo desarrollaremos la clase de mentalidad que pueda brindarnos la protección que necesitamos para defender nuestro empleo y, en consecuencia, nuestra empresa. En artículos próximos veremos estas mentalidades.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

No te pierdas de leer en LIDERAZGO FALLIDO. DEL ERROR TAMBIÉN SE APRENDE publicado por Editorial Granica en su página 16: “Cuando leemos del éxito que tienen países milenarios no podemos evitar cierta envidia. Holanda está cerrando cárceles y las convierte en hoteles. Japón está despidiendo policías. La gente no se roba nada”. Son sociedad con una mentalidad distinta a la nuestra.

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *