Tom Brady: Un Héroe Moderno

Foto: https://chowderandchampions.com/2019/01/09/new-england-patriots-tom-brady-accomplishments-2019/

Escucha el podcast: Tom Brady: Un Héroe Moderno

 

En pleno Siglo XXI los héroes tradicionales están obsoletos. Cuando a los niños les preguntan por tres héroes se limitan a decir Superman, Batman y la Mujer Maravilla. Son incapaces de mencionar a Benito Juárez, Venustiano Carranza o Cuauhtémoc.

La modernidad ha invadido nuestras maneras de pensar. El Twitter, el Facebook y el Google gobiernan el pensamiento superficial que caracteriza los 140 caracteres.

En este contexto, los jóvenes idolatran a figuras como Tom Brady, Cristiano Ronaldo y Leo Messi. Habría que preguntarse acerca de sus méritos.  Especialmente en la distancia, sin el furor de la fiesta grande: la gran final de la NFL (el campeonato de futbol americano conocido como Super Bowl) o en la fiesta de la Champions League de Europa.

Brady logró destacarse desde sus años universitarios, como él lo ha confesado “mi vida es el futbol, no quiero hacer otra cosa que no sea jugarlo”. Creció tomando como ídolo y modelo a Joe Montana y al equipo de sus amores San Francisco 49ers.

Cuando vino el draft del año 2000 estaba muy ilusionado, fue colocado en el lugar 199 y participaría en la sexta ronda de jugadores a contratar. Cuando tocó el turno a San Francisco y no se fijó en él, se le vino el mundo encima. Su época traumática requirió de apoyo de un psicólogo de deportes. Tal vez, uno podría suponer que en esa época no era lo suficientemente bueno. Por algo fue clasificado en el lugar 199.

En consecuencia, tuvo que aceptar el equipo que le tocara. Los Patriotas de Nueva Inglaterra, con sede en Boston. Ni modo, tendría que abandonar a su amada California. Luego, para colmo de dificultades, los Patriotas contrataron en la misma posición de Mariscal de Campo a dos. No jugó en los primeros partidos. Pero su rival, Drew Bledsoe, se lesionó y esto le brindó la gran oportunidad para entrar en acción. Lo hizo tan bien que se apoderó de la titularidad y de allí partió hacia la gloria.

Desde el año 2000 hasta el 2019 ha roto una gran cantidad de récords, siempre jugando con el mismo equipo: los Patriotas de Nueva Inglaterra. Se ha alzado con la mayoría de los títulos históricos. La inefable Wikipedia nos relata puntualmente: más victorias para un quarterback (mariscal de campo), único Qb en lograr tres partidos consecutivos con más de 300 yardas aéreas, más de tres pases y cero intercepciones. Más pases de touchdowns con un mismo equipo. El Qb más veterano en ganar el Jugador Más Valioso de la NFL, más yardas aéreas 70,514 para pase con un solo equipo, y más, más cifras impresionantes.

Desde luego, lo más relevante es que ha llevado a su equipo a 9 juegos de campeonato en el Super Bowl, de ellos ha ganado 6, logrando el reconocimiento del equipo más ganador junto con los Acereros de Pittsburg.

No todo es perfecto. Ha tenido conflictos como en 2015 por los balones desinflados, por lo cual ha recibido el castigo de no jugar cuatro partidos. Ha estado lesionado en un par de ocasiones y se ha quedado sin jugar. Lo más grave, una gran cantidad de aficionados lo repudia, probablemente por envidia, o porque proyecta una personalidad arrogante.

Brady reconoce que el trabajo del equipo lo ha hecho triunfador. Se hermana con su coach, Bill Belichick, a quien se le considera el mejor coach de la historia en la NFL. También se reconoce al dueño del equipo, Robert Kraft, después de todo, él es quien suelta el dinero para contratar a los mejores jugadores y entrenadores.

Los Patriotas han formado un equipo ampliamente reconocido por su disciplina, esfuerzo, compromiso y respeto. Dedican mucho tiempo a los nuevos jugadores para que se integren al espíritu de equipo y a la comprensión de su estilo de juego.

Un ejemplo de la calidad intelectual de Brady lo tenemos en el hecho siguiente: no figura en el top ten de los jugadores mejor pagados.  Mientras Kirk Cousins de Vikings y Jimmy Garoppolo de San Francisco cobran 28 millones de dólares, Brady desde 2012 decidió sacrificar el precio de su contrato a cambio de que ese dinero se usara en refuerzos, especialmente en la línea ofensiva.  Esto hace de Tom Brady un mariscal de campo que no es lesionado porque su línea lo defiende para evitar capturas.

Esta es una lección para cualquier dirigente empresarial: sacrificar un poco de su sueldo a cambio de contratar una segunda línea mejor calificada. Un director general con los mejores gerentes disponibles en el mercado, integran un equipo muy competitivo.

Tom Brady nos enseña que además del talento personal, resulta imprescindible la entrega en los entrenamientos. Según afirma “en 2019 traigo un cuerpo más fuerte y más flexible para hacer mejores jugadas”. Se le ha visto participando con mayor intensidad en el entrenamiento y muy cerca de los nuevos elementos, con el afán de fortalecerlos y hacerlos sentir parte de ese gran equipo de Los Patriotas de Nueva Inglaterra. Esa intensidad la manifiesta a la edad de 42 años. Todo un ejemplo.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

No dejes de leer LIDERAZGO FALLIDO, DEL ERROR TAMBIÉN SE APRENDE. Por Editorial Granica. En su página 22: “hay una percepción de deterioro en la calidad de las instituciones y, como consecuencia, la confianza de los ciudadanos sobre sus gobiernos ha disminuido”. Las instituciones no se deterioran solas, es culpa del liderazgo fallido.

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *