4 Pasos hacia la Excelencia II

Escucha el podcast: 4 Pasos hacia la Excelencia II

La semana pasada vimos los dos primeros pasos, ¿te acuerdas? El primero es la incompetencia inconsciente, son los que “no saben que no saben” o mejor aún, “no saben que no pueden”, es decir son incompetentes y además, sin ignorantes. Por algo Albert Einstein decía: “todos somos ignorantes, pero no todos ignoramos las mismas cosas”. De alguna manera, todos caemos en esta primera categoría, aplicada a muchas áreas del conocimiento. Son más las áreas que no sabemos que aquellas que sí conocemos.

El segundo paso es la incompetencia consciente, es decir, “sabemos que no sabemos” o mejor aún, “sabemos que no podemos”. Es la plataforma para iniciar nuestro camino a la excelencia: nos queda claro que la disciplina que nos interesa no la conocemos a fondo. Un buen diagnóstico o la retroalimentación que nos brinda un conocedor del tema es la forma como nos enteramos del grado de competencia que tenemos. Si queremos aprender un idioma o una tecnología que no conocemos, no queda más remedio que iniciar con una evaluación diagnóstica.

EL PASO NO. 3 COMPETENCIA CONSCIENTE. En este paso “sabemos que sabemos” o mejor aún, “sabemos que podemos”, es decir, tenemos claro que sí podemos, que somos competentes para llevar a cabo las tareas de nuestra especialidad.

  Seguir leyendo

¿Cuál Estilo Usas: Liderazgo Heroico o Liderazgo Nivel 5?

cual_estilo_usas

Escucha el podcast: cuál_estilo_usas

Existen muchas corrientes de liderazgo. Después de todo es el tema de mayor búsqueda en Google (9.070,000). Hace poco estuve en una librería de Barnes and Noble y me encontré con un casillero completo de libros sobre el tema de liderazgo y muchos de ellos de reciente edición.

La corriente de estudio más antigua sobre el tema se le conoce como el líder heroico. Hace referencia a los líderes que son más mencionados en los libros de historia: Alejandro Magno, Julio César, Napoleón, Hitler, Aníbal, Stalin y muchos más.

En nuestro tiempo el líder heroico sigue existiendo. Recuerdo haber brindado consultoría en una empresa donde el director me decía: “aquí sólo bultos tengo, si no los arrastro no se mueven”, en otro caso, el director de un banco me dijo: “quiero que asistas y veas a mis directivos cómo son incapaces de dar una opinión valiosa, todo lo tengo que dictar yo”, en otra ocasión, el director amenazó con despedir a los desleales a la organización y les dijo: “o dos pies adentro de la empresa, o dos pies afuera, no quiero medias tintas”.

Seguir leyendo