El Desafío de Hablar en Público

Escucha el podcast: El Desafío de Hablar en Público

Era un 5 de enero, hace varios años, que me puse a buscar en el Directorio Amarillo un curso de hablar en público. Me urgía. Cerré el año anterior con un par de clases que impartí de Teoría Económica. Me sentí fatal y tuve la sensación de que los alumnos habían padecido mi clase, tal vez, más que yo.

En aquel año fui invitado por mi jefe, el licenciado Miguel Ángel Díaz Cerecer, para ser su maestro adjunto y dije que sí. Todo iba muy fácil, mi apoyo consistía en pasar lista y organizar algunas pequeñas cosas que él me encargaba.

El día menos pensado me dijo: “el próximo lunes no podré dar la clase, se la encargo, ya usted sabe cuál es el tema”.

Seguir leyendo

¿Qué tan Empleable Eres?

Escucha el podcast: Qué_tan_Empleable_Eres

Estamos acostumbrados a hablar de talento y acabamos con grandes confusiones. Habría que preguntarse, talento ¿para qué?

Talento viene a ser el conjunto de aptitudes que te convierten en una persona capaz para realizar una tarea de manera sobresaliente, más allá del resto de los mortales. Es decir, tienes talento cuando quienes te ven en acción observan un desempeño más allá de lo común y corriente.

El talento no es sorpresivo, inesperado o casual. El talento es un desarrollo paulatino, consistente y enfocado. Nadie tiene talento para todo, si acaso para un rango amplio. Músicos talentosos vemos como tocan varios instrumentos y dirigen orquestas. Deportistas talentosos son capaces de jugar en varios deportes y destacarse. Los verdaderos triunfadores se enfocan en aquello donde sus capacidades rinden al máximo.

Seguir leyendo

Tres Decisiones Existenciales Parte I

Tres_Dcisiones_Existenciales_1

Escucha el Podcast:

 

Llega un momento de nuestra existencia, que puede ser a los 18, 23 años de edad o en cualquier otro, en donde tenemos que plantearnos tres preguntas que nos llevan a decisiones que marcan nuestro destino.

Si no nos las planteamos, la vida se encargará de irlas resolviendo, pero…la gran tragedia: de repente descubriremos que nos faltó valor para decidir oportunamente y a cambio dejamos que la inercia existencial tomara en sus manos nuestro destino.

Cuando terminamos la escuela preparatoria, o cuando terminamos la carrera profesional, si es que hubo alguna, son los momentos máximos para contestar estas tres preguntas. Después será tarde, aunque no hay decisiones irrevocables, cualquier revocación será una pérdida de tiempo irreparable. Tiempo de nuestra vida que ya no podremos rescatar.

Seguir leyendo