La Credibilidad de un Líder

Escucha el podcast: La Credibilidad de un Líder

Trabajé en una empresa donde el contralor general era aficionado a pedir prestado, para luego no pagar. Los días de quincena no se le miraba ni el polvo. Dos días después argumentaba que se había quedado sin dinero, es más, hasta te pedía crédito adicional.

Ese contralor general gozaba de un puesto sumamente importante en una empresa de 600 trabajadores. Su fama como deudor incumplido era ampliamente difundida por los afectados, no es una exageración decir que “todo el mundo lo sabía”.

Trabajó conmigo un gerente de ventas que era aficionado a coquetear con cuanta secretaria se encontraba. En una ocasión, un cliente que era director general, me llamó para pedirme que ese tipo no se volviera a parar en su empresa. Fue cuestión de tiempo, dos meses después nos canceló la cuenta.

  Seguir leyendo

4 Pasos hacia la Excelencia II

Escucha el podcast: 4 Pasos hacia la Excelencia II

La semana pasada vimos los dos primeros pasos, ¿te acuerdas? El primero es la incompetencia inconsciente, son los que “no saben que no saben” o mejor aún, “no saben que no pueden”, es decir son incompetentes y además, sin ignorantes. Por algo Albert Einstein decía: “todos somos ignorantes, pero no todos ignoramos las mismas cosas”. De alguna manera, todos caemos en esta primera categoría, aplicada a muchas áreas del conocimiento. Son más las áreas que no sabemos que aquellas que sí conocemos.

El segundo paso es la incompetencia consciente, es decir, “sabemos que no sabemos” o mejor aún, “sabemos que no podemos”. Es la plataforma para iniciar nuestro camino a la excelencia: nos queda claro que la disciplina que nos interesa no la conocemos a fondo. Un buen diagnóstico o la retroalimentación que nos brinda un conocedor del tema es la forma como nos enteramos del grado de competencia que tenemos. Si queremos aprender un idioma o una tecnología que no conocemos, no queda más remedio que iniciar con una evaluación diagnóstica.

EL PASO NO. 3 COMPETENCIA CONSCIENTE. En este paso “sabemos que sabemos” o mejor aún, “sabemos que podemos”, es decir, tenemos claro que sí podemos, que somos competentes para llevar a cabo las tareas de nuestra especialidad.

  Seguir leyendo