Iñárritu y Del Toro… Dos Estilos

Foto: https://www.prensa.com/entretenimiento/cuarta-ocasion-Oscar-director-mexicano_0_4978002151.html

 

Escucha el podcast: Iñárritu y Del Toro… Dos Estilos

En la ceremonia número noventa de la entrega de los premios Oscar, a lo mejor del cine, según la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, tuvimos oportunidad de ver el desfile de actores y actrices de la más variada raza humana.

Llamó la atención la frecuente, respetuosa y obsecuente referencia a Guillermo del Toro, director mexicano de la película La Forma del Agua. Parecía que todos los presentes, invitados de la Academia, deseaban que ganara el director mexicano.

Es notable. La competencia estaba muy reñida, especialmente porque Christopher Nolan, era un candidato muy fuerte gracias a una película extraordinaria: Dunkerque. Además, es un director muy reconocido en ese ambiente y nunca ha ganado un Oscar.

De este modo, resultó emotivo ver cómo a Guillermo del Toro, originario de Guadalajara, lo rodeaban de cariño y aprecio, con una intensa cascada de aplausos, cuando se anunció su premio al mejor director y unos minutos después el reconocimiento a su película La Forma del Agua como la mejor película.

A mi juicio es contrastante ver cómo a Alejandro González Iñárritu se le llena de admiración y reconocimiento por su talento en la realización de películas imaginativas y dramáticas, mientras que a Guillermo del Toro se le dispensan innumerables muestras de cariño y aprecio.

Esto es consecuencia de sus correspondientes estilos de liderazgo.

Guillermo del Toro expresó que su película es una muestra de amor, tanto la música, que también ganó un Oscar, como el guión reflejan una condición humana orientada al amor, a la protección del ser diferente, al cariño que puede surgir entre alguien con capacidades diferentes (la mujer de la limpieza que es muda, pero no sorda) y el monstruo que no espanta, pero sí refleja cualidades de ternura. Personalmente, confieso que, al terminar de ver la película, me quedé sumido en una sensación de placer que no suelo tener con otras películas.

Guillermo del Toro fue rodeado por su equipo con manifestaciones claras referentes a una adhesión basada en afectos mutuos. La gente que trabajó con él se manifiesta, en distintas entrevistas, como el gusto de haber colaborado con alguien que despliega conocimiento y experiencia, pero que los transmite con delicadeza y persuasión. Se hace lo que el director quiere, pero porque lo pide con un lenguaje claro y directo, haciéndoles ver el porqué de lo que debe realizarse.

Con Alejandro González Iñárritu ocurre algo distinto. Le brindan respeto profesional basado en una profunda admiración a su talento. Su estilo directivo es enérgico y exigente. Obtiene lo que quiere porque no admite concesiones.

Alejandro afirma “yo creo en la gente, por eso les exijo al máximo. Sé que puede dar más y le invito a que me lo dé”. Es por ello que a Leonardo DiCaprio lo hizo comer un corazón de caballo y lo puso a nadar en aguas a punto de congelación. Lubezki, su camarógrafo, tuvo jornadas exhaustivas para captar imágenes sin luz solar, a punto de morir el día y antes de comenzar la noche. Escenas que tuvieron que ser captadas durante varios atardeceres con esas características. Los exprimió, a cambio, los dos ganaron su propio premio Oscar, lograron el sueño de su vida.

Tenemos dos estilos de liderazgo diferentes. Del Toro basado en ganarse a su equipo, trasmitirles el cariño por lo que están construyendo, en un ambiente de cordialidad y afectos mutuos. González Iñárritu logra que se haga lo que busca porque plantea la grandiosidad del proyecto, los inspira y los compromete a la excelencia en la realización. Nada que no sea excelente.

Al final, los dos grandes directores mexicanos han ejercido liderazgos distintos, pero con resultados poderosos. Lograr el galardón de mejor director y mejor película tiene un mérito inmenso en un ambiente donde muy destacados directores fílmicos de todos los países están presentando las más soberbias creaciones de lo que son capaces.

En las empresas también se presentan distintos estilos de liderazgo. Tenemos a directores que al estilo de Guillermo obtienen solidaridad y cumplimiento ejerciendo la cohesión de su equipo por el impulso que representa el afecto y la consideración por ellos. Otros directores al estilo de Alejandro González logran sus resultados con base en la inspiración y la presión sin admitir desviaciones a los planes y programas trazados.

En fin, te corresponde reflexionar acerca del estilo de liderazgo que ejerces tú y otros líderes de tu organización, lo importante es ser consciente de lo que haces y está en juego. Suerte en tu decisión.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

RECUERDA: NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA Y ÉSE…ES UN LÍDER. ¿ACASO ERES TÚ? INICIA DEFINIENDO TU ESTILO Y PERFECCIONÁNDOLO.

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

5 Elementos Clave para una Estrategia Exitosa

5_Elementos_Clave_Estrategia_Exitosa

Escucha el podcast: 5 Elementos Clave para una Estrategia Exitosa

En una encuesta reciente llevada a cabo entre 4,400 directivos estadounidenses por Price Water House más del 50 % le contestaron “no sentimos tener una estrategia ganadora”. De ellos, 500 personas de alta dirección contestaron en un 90 % “estamos perdiendo oportunidades importantes en el mercado”. En un 80 % dijeron que “su estrategia no era bien entendida, incluso dentro de su empresa”.

El reclamo más frecuente es el de NECESITAMOS UNA ESTRATEGIA. Sí, no cabe duda, pero… ¿cuál? Veamos un caso. En el periódico El Universal del 26 de abril de 2016 el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, declaró “México debe trabajar en una estrategia emergente que incluya acciones para apuntalar el crecimiento en el mercado interno, ante la coyuntura interna y externa de desaceleración que enfrenta el país”.

Paul Leiwand y Cesare Mainardi de la revista Strategy + Business publicaron un artículo intitulado Creating a Strategy that Works donde dan a conocer los resultados de las encuestas mencionadas agregando sus comentarios: “Estos problemas no obedecen a fuerzas externas. Son el resultado de la manera en que son administradas. Lo que vemos en la mayoría de las empresas es una brecha entre los fines que persiguen y lo que realmente pueden lograr”.

Seguir leyendo

La Esencia de la Estrategia

Escucha el podcast: La Esencia de la Estrategia

Conjunto de actividades que permiten crear una combinación única de valor, ésta es la definición del gurú mayor de la estrategia, Michel Porter. Nos dice que el objetivo es ser diferente, con respecto a los competidores (ser únicos).

Tenemos estrategia cuando logramos que los clientes nos perciban diferentes a los competidores. Todos los oferentes en un mismo segmento de mercado ofrecemos los mismos servicios/productos, pero el que tiene estrategia se posiciona para ser percibido como algo distinto a los demás. Esta distinción debe ser reconocida por los consumidores y apreciada, de tal forma, que prefiere nuestra versión, mejor que las demás.

El reto básico es lograr una distinción INIMITABLE. Si se puede copiar con facilidad, el riesgo es muy elevado, pues se pierde la distinción, todos comenzamos a ser iguales. Esto sucede a las empresas que comienzan a competir con base en precios bajos. Este es el caso de Chedraui (“lo nuestro, lo nuestro, es que cueste menos”) y de Walmart (precios bajos todos los días”).

  Seguir leyendo