La Innovación que nos Matará

Foto: https://peru.com/actualidad/internacionales/stephen-hawking-inteligencia-artificial-acabara-raza-humana-noticia-305732

Escucha el podcast: La Innovación que nos Matará

Hemos admirado y agradecido los beneficios que nos han proporcionado las 4 Revoluciones Industriales. Nuestra calidad de vida es cada vez superior gracias a las innovaciones que llevan a cabo los innovadores más aplicados del mundo. Aunque, todavía, existen personas que se oponen al avance de la modernidad. ¿Adónde nos llevará todo esto?

¿Recuerdas las alarmas que se prendieron cuando se clonó a un ser vivo? la oveja Dolly. En 1996, cuando se dio a conocer al mundo esta clonación y se demostró que era posible producir seres vivos en el laboratorio; se produjo un rechazo mundial, por cuestiones morales. La opinión pública consideró que esa clase de avances no eran autorizables. ¿Acaso los ingenieros del laboratorio escocés se sentían dioses para crear vida? Hasta allí llegaron los esfuerzos en clonación. Han continuado, pero con partes del cuerpo humano, ya hay experimentos clonando hígados, riñones y corazones.

Ahora tenemos otra clase de preocupación. Los genios de la cuarta revolución industrial se espantan de sus propios avances. El genio del Siglo XXI Elon Musk nos advierte: “debemos considerar las consecuencias involuntarias de lo que estamos creando antes de soltarlo al mundo”.

Seguir leyendo

4 REVOLUCIONES INDUSTRIALES II

Foto: http://wintowin.cat/es/tercera-revolucion-industrial/

 

Escucha el podcast: 4 Revoluciones Industriales II

 

En el post del miércoles pasado mencionamos a la primera revolución industrial que duró de 1760 a 1870 años (110 años) y la segunda que se extendió de 1870 a 1914, es decir, 44 años.

Veremos ahora la tercera revolución. Resulta difícil precisar fechas de inicio y terminación. Los expertos no se ponen de acuerdo.

Si la segunda revolución industrial termina en 1914 debemos considerar que a partir de esa fecha surge un avance lento y subrepticio, nada espectacular, pero nunca se detiene. Es preciso considerar que los eventos catastróficos de primera y segunda guerras mundiales fueron un impulso a las innovaciones, enfocado a crear mejores armas, más potentes y con mayor alcance, tanto en tierra como en el aire.

Seguir leyendo