El Líder es el Líder… ¿Y Qué?

Escucha el podcast: El Líder es el Líder… ¿Y Qué?

Existe un debate muy serio entre sociólogos y politólogos acerca de la fortaleza de las instituciones, sean públicas o privadas. Tal pareciera que si una institución existe no hay nada que pueda cambiarlas o derribarlas.

Mi experiencia documentada me lleva a la conclusión de que esto es falso, completamente falso. Todo es cuestión de tiempo. Mucho de él se requiere para crear, dar forma y fortalecer una institución. Lo que toma años crear, puede ser destruido en meses.

 

La institución presidencial de los Estados Unidos es sumamente poderosa y sus contrapesos también lo son. No hay duda, pero ello no significa que las instituciones puedan sostenerse por sí mismas.

Seguir leyendo

El Gran Showman

Foto: https://www.hobbyconsolas.com/noticias/protagonistas-gran-showman-recrean-trailer-vivo-180652

Escucha el podcast: El Gran Showman

¡Qué gran película! Al estilo Hollywood nos crea una atmósfera luminosa donde destacan las acciones de un gran emprendedor: Phineas Taylor Barnum. Vivió de 1810 a 1891 en el noreste de los Estados Unidos, destacadamente en Nueva York.

La crítica profesional no la ha tratado muy bien. Los especialistas no la consideran una gran película y yo respeto el juicio de los conocedores. Por otro lado, si entramos a Wikipedia descubrimos que el personaje estuvo muy lejos de haber sido una blanca paloma, de timador y embaucador no lo bajan. Sin embargo, cuando vemos que a lo largo de la historia se ha creado una docena de películas sobre su vida, vale la pena reconocerlo.

Me parece relevante que se nos presente una historia donde el espíritu emprendedor eleva a la grandeza a las personas, brindándonos inspiración para hacer lo propio en nuestras vidas.

Seguir leyendo

Lo que le Debemos a la Calidad

Escucha el podcast: Lo que le Debemos a la Calidad

Las nuevas generaciones son muy afortunadas. No vivieron la época de televisores con rayitas, antenas que necesitaban redireccionamiento frecuente (había que subirse a la azotea), automóviles que se descomponían y dejaban tirados a sus dueños a medio camino, lavadoras que no lavaban, refrigeradores que no enfriaban, licuadoras que rompían el vaso a medio batir, y muchos, muchísimos etcéteras.

Aún hoy nos quejamos por las fallas que reportan los artículos que utilizamos. Es cierto. No existen productos perfectos. Continúan sin darnos satisfacción plena, pero no hay comparación. El avance logrado es significativo.

Lo trascendente consiste en que en pleno Siglo XXI los consumidores ya tenemos una conciencia de exigencia que antes no existía. Nos aguantábamos, nos dieran lo que nos dieran. Hoy reclamamos y planteamos la reparación del daño. Levantamos demandas, aunque no todas fructifiquen. En paralelo a esto, contamos con instituciones encargadas de protegernos y ayudarnos en estas reclamaciones, es el caso de la PROFECO (que defiende a los consumidores), la COFEPRIS (nos defiende de los riesgos sanitarios), el INAI (la protección de datos personales), protección civil, PROFEDET para la protección a los trabajadores, etc.

Seguir leyendo