La Rueda de la Innovación I

Escucha el podcast: La Rueda de la Innovación

 

“Quien tiene como única herramienta un martillo a todo le ve cara de clavo”, es muy probable que hayas escuchado esto en varias ocasiones; sin embargo, no le hacemos caso. Ignoramos que la rueda de la innovación gira y gira, cada vez más rápido.

Nos aferramos a lo que ya conocemos, a lo que nos gusta, a las ideas anquilosadas que expresamos una y muchas veces. Por supuesto, si en el pasado tuvimos una práctica o un método que nos funcionó porque nos arrojó los resultados que esperábamos, es terrible, pero seguimos apegados a ello como si el mundo del Siglo XXI y este año fueran iguales al pasado.

Hace más de 30 años, en los tiempos de Carlos Hank González y de Ramón Aguirre Velázquez, se habló de la conveniencia de reciclar los desechos que producimos los habitantes de la Ciudad de México, entonces Distrito Federal.

En ese entonces, tiempos del populismo Lópezportillista, se atendieron los reclamos de la Asociación de Pepenadores. Eran tiempos en que resultaba imposible plantear la incorporación tecnológica porque dejaríamos sin fuentes de trabajo a miles de ciudadanos dedicados a esa abnegada labor. La empresa suiza Buhler presentó una propuesta de una planta que transformaría los desechos en fuente de energía, tal como ya lo hacían en varios países europeos. Ya te imaginarás los argumentos: “imposible, no permitiremos que una empresa trasnacional venga y deje sin trabajo a nuestros pepenadores”.

Esa resistencia al avance tecnológico propició que ocupáramos rellenos sanitarios que se fueron saturando uno tras otro, hasta ya no tener espacio en el territorio del antiguo Distrito Federal, lo cual obligó a invadir a nuestro vecino, el Estado de México.

Con timidez y con temor se fueron creando plantas procesadoras pero a la fecha únicamente procesan 300 toneladas diarias y el desecho se fue acumulando. ¿Tienes idea de cuánta basura producimos los habitantes de esta Ciudad?

Cada uno de los habitantes desechamos en promedio un kilo cuatrocientos gramos diariamente, lo cual nos lleva a 12,800 toneladas diarias. ¿Dónde colocarlas? Son un estorbo permanente. A esta fecha estamos pagando el precio de la ideología populista. No es solamente el lastre de arrastrar la rémora de una decisión no tomada, es la pérdida económica y social de no trasformar en energía, en riqueza, una materia que tecnológicamente se aplica desde hace muchos años en países más avanzados.

Según datos oficiales el 47 % de los desechos proviene de los hogares, el 29 % de los comercios, 15 % de los servicios y el resto (9 %) de otras actividades. Por supuesto son residuos orgánicos, papel y cartón, vidrio, plástico, pañales desechables, aluminio, ropa vieja, fierro, latas y otros objetos diversos (fuente: CONACYT).

En Wikipedia se nos dice que “gracias al reciclaje se previene el desuso de materiales potencialmente útiles, se reduce el consumo de nueva materia prima, además de reducir el uso de energía, la contaminación del aire y del agua, así como también disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero…”.

Por supuesto, podemos continuar aferrados a la idea de que debemos proteger los empleos de los pepenadores y continuar acumulando basura para colocarla en lugares cada vez más lejanos a la CDMX con el consecuente incremento de costos. También se abre la posibilidad de que nos incorporemos al avance tecnológico venciendo la resistencia usual a la innovación.

En los próximos capítulos de esta serie LA RUEDA DE LA INNOVACIÓN te comentaré de las soluciones que ya se están aplicando y que se vislumbran como un remedio tardío, por algo, el oaxaqueño José Vasconcelos decía: “México siempre llega tarde a la mesa de la prosperidad”.

Te invito a reflexionar en tus asuntos personales ¿A qué te estás aferrando? ¿En cuál método del pasado confías? ¿Qué cosa que te produjo satisfacción sigues haciendo hoy como si nada hubiera cambiado? Haz un acto de contrición y reconoce tus fortalezas frente al cambio: lo buscas incesantemente, aplicas las nuevas ideas que descubres y lo que haces hoy es muy diferente a lo que hacías el año pasado. Suerte, que disfrutes una semana feliz y productiva.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA: TOMAR LA INICIATIVA Y ADELANTARSE A LOS CAMBIOS ES UN SELLO DE LOS LÍDERES, ¿LO HACES TÚ? MANTÉN TU RADAR ESCUDRIÑANDO EL HORIZONTE. ELIJE DIRIGIRTE Y NO SER DIRIGIDO.

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

4 Pasos hacia la Excelencia II

Escucha el podcast: 4 Pasos hacia la Excelencia II

La semana pasada vimos los dos primeros pasos, ¿te acuerdas? El primero es la incompetencia inconsciente, son los que “no saben que no saben” o mejor aún, “no saben que no pueden”, es decir son incompetentes y además, sin ignorantes. Por algo Albert Einstein decía: “todos somos ignorantes, pero no todos ignoramos las mismas cosas”. De alguna manera, todos caemos en esta primera categoría, aplicada a muchas áreas del conocimiento. Son más las áreas que no sabemos que aquellas que sí conocemos.

El segundo paso es la incompetencia consciente, es decir, “sabemos que no sabemos” o mejor aún, “sabemos que no podemos”. Es la plataforma para iniciar nuestro camino a la excelencia: nos queda claro que la disciplina que nos interesa no la conocemos a fondo. Un buen diagnóstico o la retroalimentación que nos brinda un conocedor del tema es la forma como nos enteramos del grado de competencia que tenemos. Si queremos aprender un idioma o una tecnología que no conocemos, no queda más remedio que iniciar con una evaluación diagnóstica.

EL PASO NO. 3 COMPETENCIA CONSCIENTE. En este paso “sabemos que sabemos” o mejor aún, “sabemos que podemos”, es decir, tenemos claro que sí podemos, que somos competentes para llevar a cabo las tareas de nuestra especialidad.

  Seguir leyendo

Preparar Boda… No es Suficiente

Fuente: https://www.weddingwire.com/wedding-photos/reception/reception-decor-ideas/i/9e6af3a1025f2b44-2ac9843db4c74e0a/19062a663117d6c5

 

Escucha el podcast: Preparar Boda… No es Suficiente

En una conversación escuchada al vuelo, una persona se quejaba con un amigo sobre el resultado de la boda de su hija, apenas un año antes.

Decía el padre desconsolado: “dedicaron ella y su novio un año completo para preparar la boda. Resultó un éxito completo, más de 500 invitados, música de todo tipo no sólo un conjunto orquestal sino un DJ para gusto de los jóvenes, baile alegre y dinámico, comida sensacional, bebidas para todo el mundo, alegría sin parar, así estuvimos hasta las 6 de la mañana. La boda fue inolvidable. Todavía me encuentro a personas que, en cuanto me ven, me tocan el tema con gran complacencia”.

El amigo le preguntó: “entonces, ¿por qué te sientes tan mal?”.

  Seguir leyendo