¿Despedir o Capacitar?

Escucha el podcast: ¿Despedir o Capacitar?

Joaquín tiene que irse. Su partida representa un desgarre en el tejido social de la empresa. De algún modo, Joaquín ha forjado un círculo de amigos que comparten dichos,chismes y sus gustos mutuos en canciones y películas. Son muchos “cuates”, pues, que se llevan bien y que hoy lamentan su partida.

La salida forzosa de Joaquín implica una liquidación que, para alguien con quince años de antigüedad, representa una buena suma. Una despedida nada grata. Un ambiente tenso, al menos durante un par de meses. También es un desajuste de la mecánica funcional del área a la que pertenecía. El temor natural de ¿y seguiré yo?

Ante un entorno dinámico y volátil, la empresa se ve obligada a incorporar en su operación cotidiana los máximos avances tecnológicos que les sean factibles. Joaquín no encaja en el nuevo funcionamiento. No solo él. Muy pronto otros compañeros de esa área tendrán que salir también.

Seguir leyendo