Líderes, ¿Cómo Evaluarlos? Parte II

Escucha el podcast: Líderes, ¿Cómo Evaluarlos? Parte II

Continuemos con el mismo tema: ¿cómo evaluar a los líderes? Planteamos en el blog de la semana pasada la fórmula VER donde V hace referencia a los valores, la conducta ética de los líderes. La E se refiere a la ejecución, las habilidades, las competencias que poseen los líderes. Ahora, comentaremos la R de resultados.

RESULTADOS: lo que realmente esperamos los ciudadanos es que nos hablen de resultados. Los informes a los que nos referimos nos mencionan hospitales, carreteras, escuelas, institutos o, incluso, universidades. Es cierto que la culminación de esos proyectos nos refleja resultados, pero no podemos darnos por satisfechos.

Nos está haciendo falta que los resultados estén relacionados con las expectativas de la población. Necesitamos que nos hablen de cobertura, qué porcentaje del 100 % de la población goza de los servicios públicos y, por deducción, que nos informen con humildad el porcentaje que no han logrado cubrir.

  Seguir leyendo

Líderes, ¿Cómo Evaluarlos?

Escucha el podcast: Líderes, ¿Cómo Evaluarlos?

Siempre resulta complicado evaluar a los líderes, hay muchos factores en juego. Tal vez estás pensando en carisma y otros más difundidos, pero no.

Te propongo una fórmula muy facilita: VER. Así, con tan sólo tres letras, cuya interpretación es de tres aspectos clave en el liderazgo: V, de valores, E de ejecución y R de resultados.

Estamos en temporada de informes. El primero de septiembre el presidente Enrique Peña Nieto entregó al Congreso su informe del año. El día 6 de septiembre el Gobernador Eruviel Ávila entregó su informe a la Cámara de Diputados del Estado de México. Y en tu empresa, ¿cuándo rinden su informe?

Seguir leyendo

Preparar Boda… No es Suficiente

Fuente: https://www.weddingwire.com/wedding-photos/reception/reception-decor-ideas/i/9e6af3a1025f2b44-2ac9843db4c74e0a/19062a663117d6c5

 

Escucha el podcast: Preparar Boda… No es Suficiente

En una conversación escuchada al vuelo, una persona se quejaba con un amigo sobre el resultado de la boda de su hija, apenas un año antes.

Decía el padre desconsolado: “dedicaron ella y su novio un año completo para preparar la boda. Resultó un éxito completo, más de 500 invitados, música de todo tipo no sólo un conjunto orquestal sino un DJ para gusto de los jóvenes, baile alegre y dinámico, comida sensacional, bebidas para todo el mundo, alegría sin parar, así estuvimos hasta las 6 de la mañana. La boda fue inolvidable. Todavía me encuentro a personas que, en cuanto me ven, me tocan el tema con gran complacencia”.

El amigo le preguntó: “entonces, ¿por qué te sientes tan mal?”.

  Seguir leyendo