4 Virtudes de un Líder – Parte III

Escucha el podcast: 4 Virtudes de un Líder Parte 3

Hemos reseñado dos virtudes del líder: foco y coraje. Estamos siguiendo las líneas del autor Eric Kaufmann en su libro “The four virtues of a leader” publicado por Sounds True. Es interesante este enfoque basado en investigaciones profundas que el autor llevó a cabo con una metodología rigurosa.

La tercera virtud de un líder: perseverancia. La pregunta a contestar es: ¿Qué estoy creando?

Los logros de un líder dependen de su esfuerzo y acción persistentes. Sin acción, la visión es simplemente una alucinación. Para el autor la perseverancia (grit), vista como valor o agallas, es una apasionada tarea por lograr metas de largo plazo. Es la habilidad de presionar y permanecer dedicado cuando te sientes fatigado, descorazonado y desilusionado.

  Seguir leyendo

4 Virtudes de un Líder – Parte III

Escucha el podcast: 4 Virtudes de un Líder Parte 3

Hemos reseñado dos virtudes del líder: foco y coraje. Estamos siguiendo las líneas del autor Eric Kaufmann en su libro “The four virtues of a leader” publicado por Sounds True. Es interesante este enfoque basado en investigaciones profundas que el autor llevó a cabo con una metodología rigurosa.

La tercera virtud de un líder: perseverancia. La pregunta a contestar es: ¿Qué estoy creando?

Los logros de un líder dependen de su esfuerzo y acción persistentes. Sin acción, la visión es simplemente una alucinación. Para el autor la perseverancia (grit), vista como valor o agallas, es una apasionada tarea por lograr metas de largo plazo. Es la habilidad de presionar y permanecer dedicado cuando te sientes fatigado, descorazonado y desilusionado.

  Seguir leyendo

Tres Decisiones Existenciales Parte III

Escucha el Podcast: Tres_Decisiones_ExistencialesIII

En los dos posts anteriores hemos abordado dos decisiones existenciales: ¿de qué vamos a vivir? y ¿con quién vamos a vivir? Dejamos claro, eso espero, que la primera decisión es preciso tomarla a los 18 años y la segunda entre los 24 y los 28 años de edad.

También he insistido en que es válido no decidir. Es una forma terrible de decidir, pero existe y debemos asumir sus consecuencias. No decidir es una forma de decidir, y no decidir en cuanto a estas dos primeras cuestiones es perfectamente factible, pero también debemos aceptar que la decisión se la estamos cargando a la inercia existencial. Estas dos decisiones siempre están allí, sean tomadas por nosotros o por las circunstancias. Son resueltas con el paso del tiempo. Seguir leyendo