Líder Preparado con bases Carcomidas

Líder_Preparado_Bases_Carcomidas

Escucha el podcast: Líder_Preparado_Bases_Carcomidas

En 1989 nuestros hermanos venezolanos se regocijaron al elegir como Presidente a Carlos Andrés Pérez. Había lucido antes como uno de los mejores presidentes de la historia de ese país durante su primer periodo 1974-1979.

La reflexión era válida. Si este hombre fue extraordinario la primera vez, ahora para un segundo mandato hará de Venezuela un mejor país. Se le dio escasa importancia al hecho de que su primer mandato coincidió con el embargo petrolero árabe que inundó al país de petrodólares.

  Seguir leyendo

¿Por qué tantos Hombres Incompetentes llegan a ser Líderes?

Por-qué-tanto-Hombres-IncompetentesEscucha el podcast: Por qué_tantos_Hombres

Me llegó un artículo de la Harvard Business Review con este título, su autor es Tomás Chamorro.

Esta vez quiero dedicar todo el blog a su análisis. Primero nos refiere el punto de vista de la baja representación femenina en la administración, lo atribuye a tres posibilidades: 1) ellas no son capaces; 2) no están interesadas; y, 3) ellas están interesadas y son capaces pero, aún así, no pueden romper el techo de cristal: una barrera invisible basada en estereotipos que previenen el riesgo de poner mujeres en posiciones de mando.

Conservadores y chauvinistas apoyan el punto 1. Liberales y feministas apoyan el punto 3. En el punto dos encontramos personas de opiniones variadas que no alcanzan a definirse.

El autor considera que existe una confusión entre confianza y competencia. Ello se debe a que la mayoría de nosotros (gente en general) malinterpretamos muestras de confianza como si fueran de competencia. Esto nos lleva a creer tontamente que los hombres son mejores líderes que las mujeres.

Los hombres se desenvuelven con más confianza y carisma y esto conduce a la mala interpretación de creer que poseen mayor capacidad de liderazgo.

En el Estado de Nuevo León, México, se celebraron elecciones para gobernador en junio de 2015. Por primera vez, la ley abrió la oportunidad a candidatos independientes. Uno de ellos, Jaime Rodríguez, conocido como “El Bronco” se proyectó con tal fuerza y magnetismo que hizo realidad el argumento de este autor.

La confrontación entre confianza y competencia se nos hace muy clara en este caso. Tal vez la candidata del partido oficial tiene más capacidad, pero ante la proyección de seguridad y confianza de que hizo gala “el Bronco”, es evidente que sobrepasó en votos a los demás competidores. Al inicio la candidata oficial era favorita, pero no ganó. ¿Alguien tiene idea de la capacidad de “el Bronco” para ser un buen gobernador?

Regresando al artículo, el autor nos dice que esto es consistente con los hallazgos de grupos carentes de liderazgo que eligen líderes centrados en sí mismos, con alto nivel de autoconfianza y narcisistas. Estas características no suelen estar presentes al mismo nivel en hombres y mujeres.

Freud argumenta (nos dice el autor de este artículo de la HBR) que el proceso psicológico de liderazgo ocurre porque un grupo de personas-los seguidores- han reemplazado sus propias tendencias narcisistas por aquellas del líder. Su amor por el líder es un reflejo del amor a sí mismo. O en ocasiones, es un sustituto de la falta de amor por sí mismo. El líder llena un vacío.

La verdad del asunto es que muchas personas masculinas piensan que son más inteligentes que las mujeres. Pero sucede que la arrogancia y el exceso de confianza en sí mismo están inversamente correlacionadas con los talentos necesarios para el liderazgo: habilidad para integrar y mantener equipos con rendimientos elevados, inspirar a los seguidores para que hagan a un lado sus agendas personales egoístas y se concentren en trabajar por los intereses comunes del grupo.

Realmente ya sea en los deportes, política o negocios, los mejores líderes son frecuentemente humildes. La humildad es una característica más frecuentemente encontrada en mujeres que en hombres. Por ejemplo, las mujeres destacan más por su inteligencia emocional, que es un impulsor clave en comportamientos de liderazgo.

El autor relata una investigación entre 23,000 participantes de 26 culturas diferentes donde quedó revelado que las mujeres comparadas con los hombres son más sensibles, consideradas con los demás y actúan con mayor humildad. Por el contrario, los hombres son más arrogantes, manipuladores y más propensos al riesgo.

Muchas de esas características masculinas son las que los impulsan a la cumbre, pero son las mismas que provocan su caída.

En síntesis, (nos dice el autor), la mayoría de los líderes fallan, ya sea en política o en negocios. Esto ha sido siempre en abundancia de casos: la mayoría de las naciones, compañías, sociedades y organizaciones son pobremente lideradas, tal como lo indica su longevidad, sus ingresos y sus tasas de aprobación o por los efectos que apreciamos en los ciudadanos, empleados, subordinados o miembros.

 

Buen liderazgo ha sido siempre la excepción, no la norma.

Hay cada vez mayor evidencia científica de la noción, confirmando que las mujeres son más capaces para adoptar, de manera más efectiva, estrategias de liderazgo que los hombres.

Estudios recientes demuestran que las administradoras mujeres son más proclives a provocar respeto y orgullo en sus seguidores, comunican su visión con mayor efectividad, otorgan facultamiento y mentoría más eficaces en sus subordinados y se enfocan de manera más creativa y flexible a la solución de problemas.

Como resultado tenemos sistemas patológicos que premian a los hombres por su incompetencia mientras se castiga a la mujer por su competencia, en detrimento del bienestar de todo mundo.

¿Podemos creer lo que nos dice este autor? Me parece que no todo, pero es digno de reflexionar y adoptar nuestra propia postura ante estos temas.

Nuestro aprendizaje puede estar orientado a darnos cuenta que ciertos comportamientos, característicos del buen liderazgo, pueden ser incorporados a nuestro ejercicio como líder. Son susceptibles de aprenderse, no es cuestión de herencia o de genética.

Lo importante es que tengas una semana feliz y productiva.

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA: UN LÍDER ¿SERÁS TÚ?

alfredo-esponda@cencadedigital.com

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

Liderazgo Mixto

Liderazgo_Mixto

En una de las grandes universidades británicas hicieron un experimento. Formaron tres grupos y los colocaron en salones distintos. Un grupo A integrado por 8 individuos del sexo masculino, un grupo B integrado por 8 personas del sexo femenino y, por último, un grupo C integrado por 4 personas de cada sexo.

El objetivo era el mismo: construir una torre lo más alta posible, el mejor diseño y con una resistencia capaz de sostener dos minutos, al menos, una copa llena de agua. Los materiales entregados a los tres grupos fueron idénticos.

El peor grupo fue el A, el nivel intermedio lo alcanzó el B y el triunfo se lo llevó el C. Los observadores calificaron también el liderazgo y el clima de trabajo prevaleciente durante la ejecución. En todos los sentidos, el grupo C destacó por encima de todos.

El ejercicio tenía como propósito verdadero el comprobar que la combinación entre hombres y mujeres logra un mejor clima de trabajo y una mayor efectividad en el logro de los objetivos. De esta manera se confirma que aquellas empresas que privilegian la contratación de un solo sexo están incurriendo en un grave error.

La investigación fue aún más lejos, ¿por qué no se contrata más al sexo femenino? Se descubrió que desde los anuncios de reclutamiento se utiliza un lenguaje discriminatorio: “personas de personalidad ejecutiva, capaces de interactuar con altos niveles en distintos idiomas, experiencia manejando personal profesional, disponibilidad para trasladarse a otras ciudades o para viajar con frecuencia, capacidad para trabajar con entusiasmo jornadas largas, etc.”.

Un obstáculo insalvable es el dilema: carrera profesional versus maternidad. Desde el momento del reclutamiento se pondera el posible problema de la incapacidad. Pocas empresas tienen la mente abierta como para aceptar estas situaciones que resultan normales.

En mi trabajo con distintos tipos de grupos empresariales he confirmado que, conforme se trata de niveles gerenciales y directivos, el número de personas del sexo femenino disminuye correlativamente.

Según el estudio llevado a cabo en la Gran Bretaña, la pérdida de productividad por no incorporar al sexo femenino a la toma de decisiones directivas es cada vez mayor y el problema se agrava. En dicho estudio se descubre que Procter and Gamble es una empresa de excepción en ese sentido, puesto que incorpora al directorio un 40 % de mujeres.

En 1962 se formó en México el Consejo Mexicano de Hombres de Negocio integrado por los empresarios de mayor importancia en el país. Su influencia ante los presidentes resultó siempre determinante y, tal vez, todavía lo siga siendo. Desde Adolfo López Mateos hasta los tiempos de Ernesto Zedillo se ha estudiado su influencia determinante en las finanzas nacionales, especialmente en los momentos críticos, donde se han hecho presente para emitir sus juicios. Cada año escuchamos de su presidente, hoy Claudio X. González Laporte de Kimberly Clark, los montos que habrá de invertir en el año la iniciativa privada.

El tema viene a colación porque se han visto obligados a cambiar su nombre, hoy se llaman Consejo Mexicano de Negocios, desapareciendo el calificativo de “Hombres de Negocios”. ¿A qué se debió el cambio?

Se debe a la incorporación reciente de la primera mujer en semejante grupo de “Tobi”. Se trata de la brillante empresaria Blanca Treviño, Directora General de Softek, empresa mexicana de alcance internacional en el campo del software.

Es interesante ver cómo en empresas de gran envergadura comienzan a reconocer el aporte femenino al nivel directivo. Se ha hablado mucho acerca de sensibilidad superior al hombre, de visión más amplia y profunda, de mayor sentido de responsabilidad y más capacidad para crear y mantener climas laborales más proclives al trabajo productivo.

En pleno Siglo XXI la incorporación femenina tiene que acelerarse por las cualidades intrínsecas que aporta, mismas que combinadas con las del sexo masculino, hacen que una empresa pueda magnificar sus resultados.

A nivel de política nacional, el Presidente de la República lanzó el exhorto para que los partidos políticos integren sus fórmulas con un 50 % de mujeres, ya habremos de ver las consecuencias ¿tendremos esta vez un Congreso con un 50 % femenino? Yo no lo creo, y ¿usted?

Por lo pronto, lo invito a integrar sus áreas de trabajo en forma equilibrada de ambos géneros.

RECUERDA: SI QUIERES TENER ÉXITO COMO ENTREPRENEUR, COMIENZA POR SER UN INTRAPRENEUR.

 

SI QUIERES TRIUNFAR AFUERA DE TU EMPRESA, COMIENZA TENIENDO ÉXITO ADENTRO.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

P.D. No olvides leer el Reporte Especial INTRAPRENEUR.

alfredo-esponda@cencadedigital.com