¿Qué tan Empleable Eres?

Escucha el podcast: Qué_tan_Empleable_Eres

Estamos acostumbrados a hablar de talento y acabamos con grandes confusiones. Habría que preguntarse, talento ¿para qué?

Talento viene a ser el conjunto de aptitudes que te convierten en una persona capaz para realizar una tarea de manera sobresaliente, más allá del resto de los mortales. Es decir, tienes talento cuando quienes te ven en acción observan un desempeño más allá de lo común y corriente.

El talento no es sorpresivo, inesperado o casual. El talento es un desarrollo paulatino, consistente y enfocado. Nadie tiene talento para todo, si acaso para un rango amplio. Músicos talentosos vemos como tocan varios instrumentos y dirigen orquestas. Deportistas talentosos son capaces de jugar en varios deportes y destacarse. Los verdaderos triunfadores se enfocan en aquello donde sus capacidades rinden al máximo.

Seguir leyendo

Líder Mentiroso… por Conveniencia

Líder_Mentiroso

Escucha el podcast: Líder_Mentiroso

Es frecuente que en el trabajo diario surjan retos o dificultades a las cuales el líder no sepa cómo enfrentarlas y solucionarlas. ¿Puede decirle a su equipo que no sabe o que no tiene idea de cómo abordar el problema? Por supuesto que no. El líder, en circunstancias semejantes, tiene que aparentar confianza y seguridad. Convocar a su equipo para que juntos busquen una solución, pero no manifestar duda o temor ante los demás.

En la Ciudad de México, ante el problema de la contaminación ambiental con más de 150 puntos de ozono, las autoridades “expertas” nunca dieron la impresión de que no sabían, se limitaron a corregir decisiones del pasado que vieron contribuyentes al problema. Con gran confianza manifestaron que el problema quedaría corregido, no obstante la incertidumbre.

Seguir leyendo

¡Empiójate! y… Serás Cesado

Empiójate
Foto: http://laaficion.milenio.com/futbol/El_Piojo-Miguel_Herrera-el_santo_oficio-milenio_dominical_0_329367275.html

Escucha el Podcast: Empiójate

 

Durante el Campeonato Mundial de Futbol Brasil 2014 un personaje consentido de la prensa mundial fue Miguel Herrera, el Director Técnico de la Selección Mexicana de Futbol.

A los reporteros gráficos y televisivos les pareció muy atractiva la forma en que Miguel “el Piojo” festejaba los escasos goles de su selección y la airada manera de protestar contra los errores arbitrales. Para Miguel nunca hubo malas jugadas del equipo mexicano, siempre “fueron errores arbitrales” los que nos derrotaron.

Durante los siguientes dos torneos pasó lo mismo, en Copa América y Copa Oro. Sin embargo, al salir de la sede en Canadá se cruzó en el aeropuerto con el comentarista Christian Martinoli y se acercó a darle un puñetazo. Mal de familia, la hija de Herrera, le dio una cachetada a Luis García.

Ambos comentaristas nada pulcros al narrar los partidos que les son asignados. Abusan del poder del micrófono y se burlan del público, de los jugadores y del Director Técnico. Miguel Herrera y su hija se desbordaron al encontrarse con ellos, era demasiado rencor acumulado.

Como consecuencia de ese desaguisado, Miguel Herrera fue cesado. El flamante presidente de la Federación Mexicana de Futbol declaró “la violencia no cabe en la sociedad, en la familia, en nuestra familia y, menos, en ningún deporte”. Agregó: “nuestros valores están por encima de cualquier resultado”.

Eso sucedió el 28 de julio y antes del mes, Paulo César Wanchope, director técnico de la selección nacional de futbol de Costa Rica, se enfrentó a golpes con un miembro de la televisora que trasmitía el partido que su selección sostenía frente a Panamá. Esto provocó su cese.

El mismo Wanchope comentó “reaccioné de una manera indebida, por el puesto en que estoy. No es posible que dos seres humanos tengan esa reacción”.

Te recuerdo que estos asuntos del futbol no son de nuestra incumbencia, nuestro interés es:

El rol que juegan los líderes de las instituciones ante los problemas que enfrentan.

Daniel Goleman en su libro “Liderazgo, el poder de la inteligencia emocional” cita las conclusiones de una investigación de una empresa internacional de búsqueda de ejecutivos “se contrata a los directores generales por su intelecto y su pericia empresarial y se los despide por su falta de inteligencia emocional”.

Queda claro que la falta de control sobre las emociones y la ignorancia en el manejo de la inteligencia emocional se convierte en la tumba de los ejecutivos exitosos. No solo de directores técnicos de selecciones de futbol, como ya ejemplificamos.

A lo largo de los años impartiendo capacitación a gerentes y directores, he podido constatar que son pocos quienes piensan que la inteligencia emocional es desarrollable y, menos aún, quienes están dispuestos a invertir en el desarrollo de estas competencias en la totalidad de su empresa.

La mayoría de ellos no asocia que el clima de la organización, las relaciones al interior de la institución, la cordialidad, la cooperación, el interés por las personas y por la empresa tienen una repercusión lógica en la calidad del servicio que se brinda al cliente. Efecto determinante en la conservación y acrecentamiento de la facturación.

Para proyectar un interés genuino hacia el cliente, debe haber un interés genuino hacia las personas, de cualquier tipo y origen. Tal vez percibas la honestidad y el sentimiento de culpa en las palabras de Wanchope, citadas arriba: “No es posible que dos seres humanos tengan esa reacción”.

La inteligencia cognitiva que se mide por el famoso IQ es una capacidad que ya tenemos, la cultura y el estudio no mejorarán tu coeficiente intelectual. Te platico el caso de un compañero de trabajo que tenía un doctorado de una universidad extranjera, un día me dijo: “te imaginas Alfredo, yo que soy tan tonto, adónde estaría si no hubiera cursado un doctorado”.

Tanta honestidad provocó en mí una gran admiración. Asómbrate, él estaba en una posición de gran envergadura en una de las paraestatales más importantes del país. Por supuesto que lo respetaba, pero era tanto lo que se decía en los pasillos que no podía ignorarse.

Por ello te pido que te intereses decididamente en este tema de la inteligencia emocional, te facultará para anticipar y prevenir una gran cantidad de situaciones conflictivas.

Su estudio, acompañado de la práctica, nos hace más conscientes de nuestras reacciones emocionales y nos brinda la posibilidad de sujetar las riendas de nuestro temperamento y evitar explosiones que nos ocasionan desbocamientos vergonzosos y perjuicios que, después, no podemos resarcir.

Stephen Covey nos dejó el mensaje: “la conducta depende de nuestras decisiones, no de nuestras condiciones”. Vaya pues, el corolario de que no podemos culpar a la suerte, ni a la falta de apoyos para ascender en la institución donde estamos. Lo que no hagamos por nosotros mismos, nadie más vendrá a hacerlo. En la vida real no hay milagritos, ni suerte inesperada. Que tengas una semana muy productiva y feliz.

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA: ESE ES UN LÍDER ¿ACASO ERES TÚ?

alfredo-esponda@cencadedigital.com

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso).