Conferencias

FALTAN LÍDERES PODEROSOS

Alfredo Esponda Espinosa
www.elearningcencade.com

El pasado febrero de 2012 estuve en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje para recoger mi cheque de devolución de INFONAVIT. Mi abogado me citó a las 10 a.m. para firmar porque ya estaba todo listo, casi listo, salimos de allí con mi cheque en mano a las 13 horas.  No está nada mal, después de trece meses de  gestiones de un abogado laboral extraordinario.

¿A qué viene esto? Bueno, pues sucede que con la formación de Consultor de Gestión es imposible dejar de observar lo que está a la vista. Tres pisos en un edificio nuevecito, con unos cristales abiertos todos sensacionales, rodeado de árboles, buenos y rápidos elevadores, en fin, infraestructura de primer mundo. En los pasillos, cientos de personas circulando o paradas, no hay asientos para los visitantes ansiosos de arreglar sus asuntos. En el interior, decenas de escritorios atiborrados de expedientes. Posters y pendones exhibiendo los propósitos de modernidad y combate a la corrupción.

Me pregunté ¿aceptaría yo un contrato para poner orden aquí? Era visible la imposibilidad de implantar una reingeniería de procesos fortalecida con una gestión automatizada (el software se llama BPM, es decir, Business Process Management). Pensé: les urge instalar un BPM para que en una sola pantalla tengan la visibilidad y el control de todo lo que pasa en sus procesos, arreglándolos por sala, junta, abogado a cargo, número de expediente, etc. Según se requiera. Pero, ¿qué pasa con los hábitos de todo este personal?, ¿aceptarían que ahora hubiera un control visible y no un cerro de expedientes donde, para buscar el que necesita el solicitante,  pues, se le puede pedir una pequeña colaboración?

Mi respuesta fue negativa, yo no lo aceptaría. Cuando lo quieran hacer convocarán a un Oracle, IBM, o cualquier compañía española y pagarán en dólares los quinientos millones que acostumbran. Pasó con Plataforma México del SAT, se retrasó seis meses, se incrementó el presupuesto original, pero a un par de años de distancia nos tienen más cautivos que antes y con gran precisión. Muy pronto ya no tendremos que hacer declaración anual, nos llegará hecha con la cantidad a pagar y punto.

Recordé la experiencia con este BPM en el Tribunal del  Estado de Hidalgo. Se hizo un trabajado tan eficiente que se mandó a un concurso internacional. La Business Strategy convoca a la BPM, INC a Future Strategies, INC. y a la Workflow Coalition.  Este jurado analiza los casos recibidos y otorga dos medallas: oro y plata, para las mejores aplicaciones en pleno funcionamiento. El caso de este Tribunal fue ampliamente reconocido con la medalla de plata, la de oro le correspondió a una implantación en una de las áreas de la Marina de Estados Unidos, seguramente con un presupuesto en dólares diez veces superior al del Estado de Hidalgo.

¿Por qué pienso que aquí no se podría cuando ya se hizo en Hidalgo? La respuesta es muy sencilla. En aquel caso, la Presidenta del Tribunal, Lic.Carolina Viggiano, se encargó personalmente de empujar el proyecto. Tuvo la visión de lo que significaba esa modernización y batalló con el cambio cultural con un éxito tremendo. Líderes así no abundan. Pero hay un  problema más grave.

Si digo que “faltan líderes poderosos” debo dar una respuesta que solucione esta carencia: LPP (líderes poderosos permanentes). ¿Qué tan permanentes? Tal vez unos  cuatro años como mínimo. En el Tribunal de Hidalgo hubo el cambio necesario, porque la prioridad de todo funcionario público es su CPP (carrera política personal). Con esta nueva visión en mente, la Lic. Viggiano siguió tenazmente su CPP para conseguir exitosamente la diputación federal. Tal vez pronto, sea una fuerte y positiva candidata a Gobernadora por su liderazgo.

Entonces, ¿qué pasó con el cambio?  El nuevo Presidente cedió a las presiones de sus subordinados y volvieron a sus viejos hábitos, haciendo a un lado el sistema. Otro ejemplo es aquel que nos maravilló por televisión. En el Municipio de Huixquilucan, apareció el cuerpo asesinado del hermano del ex presidente Carlos Salinas de Gortari. En virtud de que el Presidente Municipal, David Korenfeld, había instalado un sistema de videovigilancia, nos mostraban claramente por dónde entró  el auto, qué calles recorrió, en  qué horarios y las placas correspondientes. El siguiente Presidente Municipal ya no tuvo el interés en el sistema y por tanto lo abandonó.

Los líderes poderosos que nos faltan pueden formarse. Primero forjando una visión clara de cómo debe ser el funcionamiento excelente de lo que tienen a su cargo y luego, aplicar el pensamiento sistémico, para que su visión sea integral y no incompleta ni desconexa. El segundo paso es integrar un equipo con, al menos, la tercera parte de sus colaboradores directos para integrar una coalición poderosa. El líder debe exponer sus planteamientos a este equipo y estar abierto a la depuración y perfeccionamiento de su visión integral.

El tercer paso consiste en elaborar un plan detallado con programas específicos que establezcan el cómo, quién, cuándo,  dónde, cuánto y con qué recursos. A estas alturas ya no se puede prescindir de un sistema informático.

El cuarto paso es la comunicación con todos los involucrados, empezando con mensajes relacionados con la administración del cambio. Puntualizar los pros y contras es importante, despejando todas las dudas. El propósito es conseguir adeptos. Hay que recordar que implantar cambios es riesgoso. Recordemos al ex Rector Sarukhan que no pudo reelegirse por el rechazo a sus propuestas, muy necesarias para la UNAM, pero no aceptables por los afectados.

En el quinto paso debe realizarse el empoderamiento (empowerment), es decir, con todos los líderes de la cadena de mando hay que acordar las responsabilidades que les corresponden y brindarles la autoridad imprescindible para sacar adelante su encargo. En México tenemos varios casos de falta de este respaldo. Recuerdo al jefe de la policía del Distrito Federal cuando detuvo una marcha de maestros y al día siguiente fue cesado por el Presidente de la República. A partir de allí, nadie hace nada que arriesgue su puesto. Cualquier grupo puede bloquear calles, impedir circulación, afectar a miles de ciudadanos y lo hacen con la plena confianza de que actuarán impunemente.

En el sexto paso debemos identificar los pequeños avances y festejarlos, estimulando el progreso continuo. A quienes no se solidarizan con hechos y logros específicos hay que llamarlos a cuentas y que tengan claro los días pendientes para conseguir resultados. Si después de otra oportunidad no reaccionan, hay que colocarlos al frente de la empresa, en la banqueta que esté allá afuera.

En el séptimo paso debemos consolidar los cambios obtenidos y asegurar su institucionalización. El modo más adecuado es con el sistema ISO 9000 o cualquier manera de documentar. Si se aplicó el BPM ya no es necesario porque en el mismo sistema quedan todos los ingredientes de una actividad, debidamente documentada, con sus indicadores, sus semáforos (rangos de verde, amarillo y rojo).  Es decir, el jefe inmediato debe recibir la notificación de cualquier desviación (amarillo) para actuar en el instante, si lo deja pasar una vez, podemos estar seguros que el empleado no entrará a la disciplina operativa que requiere la institucionalización del nuevo sistema de trabajo.

¿Para esto es necesario líderes poderosos permanentes? Por supuesto que sí. La lucha por implantar un modelo de excelencia organizacional que funcione en la práctica es desgastante y valiente. Es peligroso porque puede dejar los intestinos en cualquier batalla, porque habrá muchos enfrentamientos. Sostener un planteamiento requiere carácter y perseverar en su logro demanda una clase de consistencia que no abunda.

Estos líderes poderosos permanentes los necesitamos en cada jefe de departamento, en cada director, en cada Secretario de Estado y en el Presidente de la República. Es fácil caer en desvaríos por agradar, por “querer que lo quieran”. Recordemos el ejemplo de Carlos Hank González. Nos tuvo el Distrito Federal como ciudad bombardeada, pero si no hubiera creado los ejes viales, cómo circularíamos hoy. En su momento fue muy  criticado, pero el tiempo le dio la razón. Lo mismo le pasó a Martínez Domínguez en Monterrey, la censura lo hizo pedazos, pero hoy el orgullo regio por la Macroplaza es enorme.

En la empresa privada también necesitamos LPP. Allí donde los hay, conservan mercados y la invasión china no puede con ellos. Un contraejemplo está en la consultoría, la costumbre de operar con base en eventuales impide una formación sólida en el personal y  la pérdida de lo más valioso: el conocimiento que adquieren. La curva del aprendizaje, es una ley inviolable. Cuando cambiamos de empleo o peor aún, de empresa, tenemos que  comenzar a aprender con gran sacrificio y desgaste. La empresa o institución entra en la entropía organizacional, todo se desgasta aceleradamente, y es muy fácil cargar a los costos operativos todas las  ineficiencias, tiempos perdidos y reprocesos que sean necesarios. Pero ¿qué pasa si ese cargo a los costos no puede trasladarse en precios más altos para el consumidor? Estamos en un verdadero apuro.

En México estamos sufriendo la invasión de firmas españolas especializadas en Consultoría. Con la venia de los directores generales de los Organismos Estatales, contratan sin licitación o licitaciones apalabradas.

El desgobierno que se observa en Michoacán, Oaxaca, Guerrero y Tamaulipas es un reflejo de la debilidad del liderazgo en los dos niveles: estatal y municipal.

En febrero de 2014  la Auditoría Superior de la Federación nos arroja datos que representan miles de millones de pesos mal ejercidos por la Administración Pública Federal, Estatal y  Municipal. ¿Quién se encarga de perseguir esas desviaciones en el uso de los recursos públicos? Ninguna institución. Como suele decirse, “la Auditoría Superior de la Federación no tiene dientes”, por tanto, no es de su incumbencia perseguir y castigar a los defraudadores de la Nación.

El deterioro de la situación nacional desde el punto de vista económico está impactando la vida política y a la sociedad en general. Por ello sostengo que FALTAN LÍDERES PODEROSOS PERMANENTES.

Conferencia pronunciada en el foro anual de empresarios organizada por OCI WORLDWIDE, organismo de certificación, en el Restaurant ELAGO de Chapultepec.

2 pensamientos de “Conferencias

  1. Excelente artículo….Por eso decimos que los “arboles mueren por las hojas”
    Le invito a hacer un artículo o conferencia de CONSTRUIR UN LIDERAGO.
    Como decía Borges, NADIE ES LA PATRIA TODOS LO SOMOS!
    Felicidades!

  2. Erro: CONSTRUIR UN LIDERAZGO CORPORATIVO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *