Comenzó a los 52 Años

Foto: http://12345678mcdonalds.weebly.com/ray-kroc.html

Escucha el podcast: Comenzó a los 52 Años

¡Hola! ¿Sabías que los sistemas informáticos no tienen palabra de honor? Te comento, hace un mes el poderoso servicio de AMAZON WEB SERVICE se cayó dos días, ¿te imaginas el daño a miles de compañías y a millones de usuarios?

Este blog no está en Amazon, está en uno más grande, en Houston. Sin embargo, durante una semana se atrofiaron los envíos y se rompió el orden de los 4 ATRIBUTOS DE UN LÍDER. Confío en tu comprensión y apoyo. Los 4 podcasts fueron grabados desde el principio y programados en secuencia. Espero que no pierdas la confianza. Mi compromiso personal es estar contigo cada miércoles aportándote reflexiones sobre el tema de liderazgo.

En este post quiero compartirte una experiencia vivida en relación con uno de mis ídolos. Se trata de Ray Kroc que nació en Chicago en 1902. A los 15 años se salió de la escuela para dedicarse a vender puerta con puerta café importado, luego se alistó en el ejército estadounidense y le tocó el servicio médico, después de recibir el entrenamiento estaba listo para participar en la primera guerra mundial cuando en ese momento se declaró finalizada.

 

Estuvo de pianista en un grupo de jazz, se cambió a vender terrenos y luego a vender vasos de papel. Después se puso a vender licuadoras y batidoras. Justo aquí arranca la película HAMBRE DE PODER que caracterizado por Michael Keaton nos cuenta la historia de Ray Kroc.

Este personaje batalla con distintos empleos y en ninguno perdura, sus éxitos eran limitados. Su esposa se desespera por tanta inestabilidad y le reprocha constantemente la inseguridad en que viven. Él mismo se siente un fracasado, un perdedor. En un episodio de la película vemos al personaje levantar las manos hacia el cielo y decir “¡Oh Dios, dame una oportunidad, sólo una”.

Y la oportunidad le llega. Ray que se ha pasado cinco años vendiendo licuadoras y batidoras a todos los negocios de comida que veía, llega a un restaurant de comida rápida en San Bernardino, California, observa que es un lugar distinto a los demás. El imán que tiene hace que se formen filas largas para comprar, la clientela está muy agradecida por la rapidez en que se atienden sus pedidos, sin equivocaciones y con amabilidad y buen precio.

A Ray le impacta este asombroso cambio. De modo que al hacerles la demostración de su producto pasa al interior del restaurant y descubre en qué consiste la magia del lugar. Se percata del funcionamiento y aprecia un proceso que es como una maquinaria aceitada que les permite entregar al cliente con una rapidez que él no había visto en ninguno de los miles de restaurantes que ha visitado.

El restaurant que lo maravilla es el McDonald’s. De inmediato le propone a los dueños, Maurice y Richard McDonald, extender esa maravilla a todo lo largo y ancho de los Estados Unidos. Los hermanos confiesan que ese era su sueño, pero que el trabajo les absorbe tanto que no han podido iniciar su ambicioso proyecto. Ray Kroc les pide permiso para iniciar este proyecto mediante una comisión del 1.5 % de las utilidades.

En 1954, a los 52 años de edad, Ray Kroc firma un contrato para franquiciar los restaurantes McDonald’s. Él afirma que comenzó con su negocio a la edad en que muchas personas están planeando su retiro. Ray da comienzo a una detallada conceptualización de su proyecto de franquicias, al año siguiente, en abril 15 de 1955 inaugura en Des Plaines, en los suburbios de Chicago, el primer restaurant con su concepto integrado, donde incorpora los “arcos dorados” luminosos y llamativos.

Cuatro años más tarde inaugura el restaurant número 100. En 1961 logra que los hermanos McDonald le vendan totalmente el negocio por 2.7 millones de dólares. Hitos fundamentales de la historia consisten en la manualización de los procesos y la creación de la Universidad McDonald donde se capacita a los reclutados. Una realización precisa, con descripción detallada en el manual, supervisión estrecha y capacitación constante permitieron la extensión del modelo a más de once mil franquicias. La aspiración de Ray Kroc era pasar a la historia como el Henry Ford de las comidas rápidas. Ford por su creación de la línea de montaje para la fabricación de automóviles y él creando esa línea precisa para crear y entregar las hamburguesas.

Su modelo de negocio lo lleva a enfocarse en jóvenes universitarios que al pasar por una capacitación minuciosa con manual en mano, se volvían capaces de lograr los mismos niveles de eficiencia que cualquier adulto con muchos años de experiencia. Según una encuesta, para 1992 el 7 % de los estadounidenses habían tenido a McDonald’s como primer empleo.

En la película podemos apreciar el espíritu empresarial de Ray Kroc debido a la estupenda interpretación que realiza Michael Keaton. Frases como: “hay personas que son del tipo de rata come rata y perro come perro, yo soy de esos”. En una escena discute con Maurice McDonald y le dice que él es así y le pregunta “y tú ¿podrías?” A lo que Maurice se queda callado y simplemente hace el gesto de “yo no podría ser así”.

Como consecuencia de estas diferencias de carácter, vemos cómo Ray Kroc se apodera de una idea de los hermanos McDonald y al final acaba dejándolos afuera del negocio para quedarse con todo.

El mérito de Ray Kroc es haber descubierto una gran idea. Él no inventó nada, pero le dio forma al concepto de los hermanos McDonald. Esto lo pudo hacer porque su trabajo previo consistía en recorrer restaurantes para venderles un insumo clave, de modo que pudo descubrir una pepita de oro entre miles piedras.

Pero Ray no se quedó en lo que recibió, le agregó valor indiscutible, agregó fórmulas exitosas como la Big Mac, la hamburguesa de un cuarto de libra, la Cajita Feliz con figuras pequeñas de Disney y, lo más exitoso, la creación de Ronald McDonald y su enfoque de juegos para niños, logrando que los pequeños llevaran a sus padres al restaurant.

La aportación más valiosa fue el modelo de negocio: lo convirtió en empresa de bienes raíces. Compraba el terreno y se lo rentaba a los franquiciatarios. Este cambio hizo que McDonald’s se convirtiese en una empresa de bienes raíces de un crecimiento acelerado y de gran valor por la capitalización de los terrenos.

Como puedes apreciar, hay mucho que aprenderle a este gran personaje que en treinta años de vida (murió en 1984), construyó un imperio de muy elevada rentabilidad para sus socios y de muy agradecido servicio para sus usuarios. Te invito a reflexionar. Por lo pronto, te deseo que pases una próxima semana feliz y productiva.

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA: NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN DA EL PRIMER PASO Y ÉSE…ES UN LÍDER. ¿ACASO ERES TÚ? LA ESPERANZA DE VIDA HOY ES DE 82 AÑOS ¿CUÁNTOS TE QUEDAN? ¿PUEDES PLANTEARTE UN PROYECTO AMBICIOSO QUE TE INSPIRE?

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *