Escucha el podcast: La Vaquita y la Obsolescencia

 

Hace muchos años escuché el cuento de La Vaquita. En ese momento no me hizo gracia, pero más tarde le he encontrado un gran significado. Espero que lo compartas conmigo. En este relato, un gran maestro budista paseaba con su discípulo, un monje, y se encontraron con una casa muy pobre, pero con personas amables que les acogieron con respeto y cordialidad. El maestro les preguntó: ¿cómo viven? Los veo muy a gusto. El jefe de familia le respondió: vivimos muy bien, tenemos una vaquita que nos da leche y becerritos, con eso tenemos suficiente. El gran maestro y el monje se despidieron y se marcharon. Más adelante, el gran maestro ordenó a su discípulo: “ve y mátales la vaquita”. El monje se desconcertó, no protestó y obedeció. Esperó a la noche y llevó la vaquita hacia un barranco, la empujó y cumplió con su cometido.

El monje se separó de su maestro budista, se dedicó a lo suyo. Años después pasó por donde estaba aquella casita y decidió visitarlos. Se encontró con una casa más grande y moderna. Se sorprendió. Entró y saludó al jefe de familia. Hizo conversación con él y le comentó lo asombrado que estaba por el cambio. El jefe de familia le contó que antes tenían una vaquita y vivían de lo que les daba. Un día desapareció y no les quedó más remedio que buscar otra manera de vivir. Eso le llevó a cambiar todo lo que hacían. Ya no podían depender de la vaquita. Afortunadamente, nos vino bien el cambio.

La reflexión básica es que, sin percatarnos, dejamos que ciertas situaciones y costumbres nos encadenen y nos dejamos atar. Caemos en una meseta de conformidad y nos quedamos años y más años haciendo lo mismo.

En este mismo sentido te comparto una frase que me ha marcado. Allá por los años setenta leí un libro fascinante intitulado “La Sociedad Afluente” de un gran economista, John Kenneth Galbraith. La frase dice así: “Nada teme más el hombre (hoy se acostumbra a decir, y la mujer) que la obsolescencia de sus herramientas”.

Pues bien, unamos el cuento de la vaquita, con la frase de Galbraith y el confinamiento producto de la pandemia de Covid 19. Se está volviendo lugar común decir que el mundo no será igual al levantar esta cuarentena. ¿En qué no será igual? Pues en las vaquitas que habrán de morir y/o en las herramientas y negocios que habrán caído en la obsolescencia.

Hay muchos negocios que ya estaban muertos desde antes del Covid 19 pero no lo sabían. El Covid 19 ha resultado un callejón sin salida para ellos, lo que ha hecho es empujar a la vaquita por el barranco. Ni modo, a llorar se ha dicho. Hay muchos profesionistas que continuaron con los conocimientos y destrezas (sus herramientas) que aprendieron en la escuela, el progreso tecnológico les pasó por encima y no estaban enterados. No aprendieron nada nuevo, nunca hicieron el esfuerzo de actualizarse, la obsolescencia de sus herramientas les ocasionó la muerte. Ni modo, a llorar se ha dicho.

¿Hay salidas? Por supuesto. El fundador de la gran empresa china Alibabá nos recomienda: “Este año 2020 no es para tener sueños o de hacer grandes planes, es el momento de mantenerse vivo (“Just make sure you stay alive”). El gran consejo es precisamente éste: ¿qué acciones emprenderé para mantener viva mi empresa? ¿Cómo sostendré el nivel de vida al que he acostumbrado a mi familia? Hay salidas, hay caminos, debemos buscar y, sin duda, encontraremos. Es oportuno diferenciar entre herramientas caducas y el ser humano inteligente y bien dispuesto que eres tú. Tan sólo es tener el valor de descubrir ¿a qué nos estamos aferrando?, ¿qué cosas, personas o ideas nos impiden soltar las amarras para ir en pos de cambios? Te deseo una semana feliz y productiva.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

No olvides leer LIDERAZGO FALLIDO. DEL ERROR TAMBIÉN SE APRENDE editado por Granica. Búscalo en El Sótano, Gandhi o Amazon. También entra a la librería de Granica y obtén un 20 % de descuento con el código ESPONDA20. La dirección es https://ebooks.granicaeditor.com/library. Hay libros sumamente interesantes.

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.