Liderazgo en Acción

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Liderazgo_en_Acción.jpg
Foto: https://nesn.com/2019/02/rob-parkers-take-on-tom-brady-lebron-james-debate-will-shock-patriots-fans/

Escucha el podcast:

Saltaron a la cancha y comenzaron las acciones. Ambos equipos creían en su posible triunfo. Se lanzaron con fuerza y determinación para conseguir la ventaja que les permitiera ser campeones. Un partido rudo. Las defensivas eran auténticos muros sólidos impasables. El regateo por el balón era furibundo. Parecían incapaces de vencer esas murallas. El partido se trabó en el medio campo. No había lucimiento. Cuatro o cinco jugadas como máximo con avances mínimos y a patear el balón. Los espectadores caímos en aburrimiento y sopor. No había emoción.

Ante la dificultad de arribar a la meta contraria para anotar un touchdown, la solución fue un primer intento de patada de 46 yardas por parte de Los Patriotas, pero ese fue un intento fallido, el balón pasó rozando por fuera el poste izquierdo. Fue hasta el segundo cuarto que otro intento de patada de 42 yardas dio a Los Patriotas sus primeros tres puntos.

Los Carneros lograron el empate con una patada de tres puntos. Se llegó al último cuarto con el menor puntaje en la historia del Súper Bowl, 3 a 3. En el último cuarto del partido, la estrella del encuentro, el líder de Los Patriotas logra un lanzamiento de 29 yardas con una recepción de parte de Gronkowski para colocar a su equipo a tan sólo dos yardas del touchdown. El anotador fue un joven llamado Sony Michel.

Con un marcador de 10-3 el equipo de Los Carneros se siente sumamente presionado, su lanzador Jared Goff, la gran esperanza, lanza un pase largo que es interceptado y regresa el balón a Los Patriotas. Cuando falta un minuto para terminar el partido, los Patriotas se encuentran cerca del touchdown, ante la dificultad de llegar, patean a 41 yardas de distancia y logran tres puntos extras. Es así como la aureola de Tom Brady se colorea con un triunfo de 13 a 3.

Así fue como se desarrolló el gran encuentro del Súper Bowl 53 de futbol americano de los Estados Unidos que, por supuesto, ellos llaman de campeonato mundial. Se celebró en Atlanta, Georgia el domingo 3 de febrero de 2019.

El juicio de los cronistas y analistas de este deporte se vuelve injusto y cruel. Bautizan como un gran fracaso de Jared Goff la derrota de su equipo. Los fanáticos de Los Ángeles deben estar orgullosos de ese joven líder que a los 24 años lleva al Súper Bowl a ese equipo. Para ello, logró hacerlo campeón de su división. La última vez que los Carneros estuvieron en Súper Bowl fue en 1999 y se coronaron. Después de 20 años regresaron al gran festejo.

Ahora lo que se destaca es el papel que jugó el líder del emparrillado: Tom Brady. Todo mundo lo celebra al conquistar el sexto triunfo en un Súper Bowl. Es común llamarlo GOAT (Greatest of all times), ha llegado al Súper Tazón en nueve ocasiones de las cuales ha triunfado en seis.

Es evidente el rol de un gran líder en el emparrillado, durante los cuatro cuartos de que consta el partido. El reparto del juego lo hace él, establecer las jugadas y cambiarlas según su percepción lo hace él. Su visión de campo es envidiable, lo cual le permite lanzar pases cortos sumamente rápidos y muy largos con extraordinaria precisión. Cuenta con cualidades de nivel superior que no abundan en ese medio, por ello el reconocimiento y la admiración.

Brady se viste de héroe porque sus antecedentes fueron difíciles. Como no fue reclutado en las primeras seis rondas, lloró y lo invadió el sentimiento de minusvalía. En esa ocasión, año 2000, fue seleccionado junto con otro mariscal de campo y había dudas de a quien confiarle el debut. De este modo, Brady tuvo un comienzo lleno de escepticismo de parte de sus entrenadores.

El dueño de los Patriotas, Robert Kraft, recuerda ver venir a Tom con una caja de pizza bajo el brazo y al acercarse decirle: “Hola señor Kraft, soy Tom Brady” y él le contestó: “sé quién eres, eres nuestra sexta ronda de selección de draft”. Tom lo miró y dijo: “soy la mejor decisión que ha tomado esta organización”. Esta declaración revela una enorme autoconfianza y, hasta cierto punto, una personalidad vanidosa.

Brady ha pertenecido a los Patriotas 19 años, llevando a cabo una carrera sorprendente. Ha establecido muchos récords en toda la NFL, es el mariscal de campo con mayor antigüedad en un mismo equipo, los Patriotas nunca han tenido una temporada perdedora en ese lapso, han ganado 16 títulos en su división y han jugado 10 partidos en Súper Bowl de los cuales han ganado 6, los mismos que celebra Brady.

No cabe duda que Tom Brady es un gran líder que al entrar en acción produce grandes emociones, sus pases largos con gran precisión resultan admirables. Sus competencias como jugador de futbol americano lo colocan como un gran ejemplo de ese deporte.

Te invito a reflexionar acerca de los líderes que ves en acción cotidiana, como tus padres, tus maestros o tus jefes. No necesitan un emparrillado para lucirse. La cancha para un líder con cualidades es la casa, el aula o la oficina, esos líderes son los constructores del México de mañana, aprendamos a apreciarlos y valorarlos.

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA: NADA CAMBIA HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA Y ÉSE…ES UN LÍDER ¿ACASO ERES TÚ?

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.