La Cuarta Revolución Industrial

Escucha el podcast: La Cuarta Revolución Industrial

 

¿Alguien sabe en qué momento comenzó la cuarta revolución industrial? La verdad que no. Es una extensión de la tercera y pueden confundirse en dos planos superpuestos. De alguna manera, todas las innovaciones se van construyendo unas sobre otras y dando vigencia a la frase “ladrón que roba a ladrón, tiene mil años de perdón”. Esto porque todas las innovaciones toman ideas ajenas para poder desarrollarse.

La característica más distintiva de la cuarta revolución industrial es el uso de internet para casi todo lo que hacemos, evolucionando a lo que hoy llamamos “IoT” (Internet of Things, Internet de las Cosas).

¿Podría haberse creado el internet sin las computadoras? ¿Podrían existir las computadoras sin la creación de los transistores y los circuitos integrados? ¿Podrían existir éstos sin el silicio? El silicio abunda, es arena y por tanto forma parte esencial de nuestro planeta, pero no fue hasta que se le descubrieron sus propiedades como semiconductor que impulsó el desarrollo de la electrónica.

En consecuencia, el IoT “se trata de una red que interconecta objetos físicos valiéndose del Internet”. En síntesis, seguimos en el reino de los ingenieros electrónicos. Son ellos los que diseñan y construyen los programas (software) que mueven los objetos físicos en los cuales se aplica el internet. Como vemos es un avance que no nace ahora, que viene sembrándose desde el nacimiento de las computadoras y del internet, acompañados de la ingeniería de cómputo, expertos en el diseño y creación de software.

Tuve oportunidad de conocer una casa, hace unos ocho años, donde un solo aparato tenía el control de las cortinas, de la iluminación, de la temperatura, del funcionamiento de las televisiones y sus proyectores. En ese momento, lo confieso, sufrí un shock. Todo me pareció asombroso. Ahora, ya no tanto. Esos programas permiten coordinar una serie de acciones sin moverse de un lugar, todo a control remoto.

Por supuesto, el campo donde más se aplica es en la industria con maquinaria que es programada y se maneja sola, automáticamente. Así funciona la robótica. Las impresoras 3D, que son capaces de producir artículos sin necesidad de más maquinaria, todo depende del material que manejen como insumo.

Los programas de movilidad son otro ejemplo, ya no hablemos de los Smartphone con sus múltiples funciones. Su nacimiento mandó al cementerio a los celulares de Nokia, Motorola y muchos otros.

Los programas contables y administrativos se han visto tremendamente beneficiados por esta tecnología, lo cual resuelve uno de los problemas clásicos: el control, la recogida de datos y su tratamiento para facilitar el análisis y la toma de decisiones. Aquí entra en acción el BigData. Es imprescindible si se aspira a la transparencia y la rendición de cuentas.

Para las ciudades ha sido fenomenal facilitando la programación de los semáforos, cámaras de televisión que son vigilantes durante las 24 horas y trasmitir sus imágenes a los centros de control policial (C4).

Subyace a todos estos avances tecnológicos la Inteligencia Artificial, es la que nos está proveyendo de maravillas, así hemos llegado a los teléfonos inteligentes, refrigeradores inteligentes, calzado inteligente (Nike), relojes inteligentes (Apple), etc.

Todos esos portentos que hace Amazon sugiriéndonos otros títulos de libros sobre el mismo tema que hemos comprado, Netflix sugiriéndonos otras películas que puedan gustarnos a partir de una que ya vimos, las búsquedas rápidas que nos proporciona Google, el microblogging de Facebook, Twitter, Instagram y LinkedIn, la mensajería automática de Hotmail, WhatsApp, Messenger, etc. todo ello, que seguirá creciendo, son avances que están gracias a la Inteligencia Artificial.

En el periódico Reforma del 23 de mayo de 2018 aparece esta nota: “La innovación es parte de un fenómeno más grande que tiene implicaciones importantes para la manera en que identificamos y tratamos las enfermedades: la introducción de la inteligencia artificial a productos electrónicos de consumo y clínicos. Al tiempo que las máquinas aprenden de millones de humanos, los médicos están obteniendo la habilidad de mejorar el diagnóstico de enfermedades e incluso predecirlas antes de que se vuelvan catastróficas. Este tipo de inteligencia artificial no les está diciendo a los médicos qué hacer -las decisiones aún están en manos de ellos- pero con el tiempo, lo hará”.

Resumiendo: la cuarta revolución industrial está transformando nuestro entorno y la mentalidad que debemos desarrollar para adaptarnos al cambio incesante. Quien se aparte de “lo digital” está cometiendo un gravísimo error, está atentando contra su propia calidad de vida. El futuro sólo estará para quienes logren la capacidad de adaptación rápida. El ser humano ha aprendido a adaptarse y por ello es la especie sobreviviente, el reto es la nueva velocidad a que sucede todo.

Te invito a reflexionar sobre este tema, por lo pronto, te deseo una semana feliz y productiva.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA: TODO CAMBIO LO INICIA ALGUIEN Y ÉSE… ¡ES UN LÍDER! ¿ACASO ERES TÚ? INCORPÓRATE DE LLENO A LA ERA DIGITAL, NO LO DEJES PARA DESPUÉS.

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.