Las Seis Virtudes Universales Parte II

Escucha el podcast: Las Seis Virtudes Universales Parte II

¡Hola! Continuaremos con el enfoque de las seis virtudes y 24 fortalezas que plantea el padre de la Psicología Positiva, el Dr. Martin Seligman, en su recomendable libro La Auténtica Felicidad.

En el post anterior dejamos claro cómo se asocian las fortalezas con las virtudes y éstas con la felicidad. Lo elemental: no hay autopista hacia la posada de la felicidad. Si queremos hacer de la felicidad nuestra misión en la vida, ésta nos llega a través de cultivar y aplicar nuestras fortalezas.

Es prácticamente imposible vivir de acuerdo con las 24 fortalezas, pero sí debemos conducir nuestro comportamiento apegado a ellas y apoyarnos sólidamente en las fortalezas que se acomodan mejor a nuestra manera de ser y de sentir la vida.

La definición de felicidad que nos aporta Seligman es la siguiente: “un estado de ánimo asociado a satisfacción, estar a gusto, complacido, contento”. Desde un punto de vista biológico, la felicidad es el resultado de una actividad neural fluida, donde se encuentra estimulado el Sistema Límbico.

“La verdadera felicidad deriva de la identificación y el cultivo de las fortalezas más importantes de la persona y de su uso cotidiano en el trabajo, en el amor, el ocio y la educación de los hijos”.

TERCERA VIRTUD: HUMANIDAD Y AMOR. Las fortalezas a cultivar son: Bondad y generosidad. Amar y dejarse amar. Lo importante aquí es poner de manifiesto estas fortalezas en la interacción social positiva con otras personas: amigos, conocidos, parientes y desconocidos.

Es responder positivamente a la pregunta ¿Con qué frecuencia se toma los intereses de otro ser humano tan seriamente como los suyos? El principio básico es otorgar valor a otras personas. La empatía y la compasión son parte de esta fortaleza.

Implica también, valorar las relaciones íntimas y profundas con los demás, va más allá de la noción de romanticismo. El dato que nos aporta el autor es revelador: “es fascinante comprobar que los matrimonios concertados de las culturas tradicionales funcionan mejor que los matrimonios románticos de Occidente”. Se ha comprobado que para los hombres es más fácil amar, que dejarse amar.

CUARTA VIRTUD: JUSTICIA. Las fortalezas para apropiarse de esta virtud son: Civismo/deber/Trabajo en equipo/lealtad. Imparcialidad y equidad. Liderazgo. Es una persona que trabaja duro por el éxito del conjunto. Siempre colabora con los demás, no es egoísta. Respeta a quienes detentan cargos superiores legítimos como los profesores y entrenadores. No es obediencia ciega, pero sí es respeto a la autoridad.

Guía su conducta cotidiana con principios morales amplios. Se toma en serio el bienestar de otras personas. Brinda un trato de igualdad a todas las personas con quienes trata. No se deja llevar por prejuicios personales. Organiza bien actividades en conjunto logrando resultados esperados y cuidando la armonía en el grupo. Es humano en todas sus relaciones interpersonales, nunca actúa con mala intención. Consigue que los demás participen y den lo máximo de sí mismo sin ejercer presiones innecesarias.

QUINTA VIRTUD: TEMPLANZA. Se consigue con las fortalezas siguientes: Autocontrol. Prudencia/discreción/cautela/humildad y modestia. Esta virtud se ejerce cuando se proyecta una expresión apropiada y moderada de los apetitos y necesidades. “La persona mesurada no reprime sus aspiraciones, pero espera la oportunidad de satisfacerlas de forma que no perjudique a nadie”.

Estas personas son cuidadosas, se abstienen de decir o hacer cosas que puedan dañar a alguien. “Las personas prudentes tienen visión de futuro y son dialogantes. No intentan ser el centro de atención, prefieren que sean sus logros los que hablen por ellos”.

SEXTA VIRTUD: TRASCENDENCIA. En esta última virtud, el autor nos dice “al hablar de trascendencia me refiero a las fortalezas emocionales que van más allá de la persona y nos conectan con algo más elevado, amplio y permanente: con otras personas, con el futuro, la evolución, lo divino o el universo”. Las fortalezas para ello son: Disfrute de la belleza y la excelencia. Gratitud. Esperanza/optimismo/previsión. Espiritualidad/propósito/Fe/religiosidad. Perdón y clemencia. Picardía y sentido del humor. Brío/pasión/entusiasmo.

El autor nos propone utilizar todas estas fortalezas y observar cómo se convierten en el elemento clave para llevar “una buena vida”. Cada persona posee varias fortalezas, pero no todas. Si lees el libro en las páginas 212-238 encontrarás un cuestionario que te permite identificar tus fortalezas características.

El propio autor nos confiesa en su libro: “Identifico cuatro fortalezas propias de mí, pero no el liderazgo. Puedo dirigir de forma aceptable si me veo obligado a ello, pero no es una de mis fortalezas características. Cuando la pongo en práctica sufro agotamiento, cuento las horas que faltan para acabar, y me siento encantado cuando termino con mi tarea y vuelvo a mi familia”. Hay que tomar en cuenta que esta sincera declaración corresponde a alguien que ya fue Presidente de la Asociación de Psicólogos de los Estados Unidos.

Como ya dijimos antes, la felicidad no es un destino, es un estado de ánimo. Una manera de estar, de ser. No la confundamos con la alegría o la euforia, que son estados momentáneos y pasajeros. Escuchamos carcajadas sonoras y de inmediato lo asociamos con felicidad, no nos confundamos, es alegría. Muy positivo, por supuesto, pero se escapa rápidamente.

En consecuencia, te invito a reflexionar: ¿buscas la alegría pasajera y ruidosa o aspiras a la auténtica felicidad? Es respetable el punto de vista de quienes consideran a la felicidad como una concatenación de momentos plenos de alegría y contento, se la pasan riendo y van de grupo en grupo, disfrutando de chistes y sarcasmos que los divierten, pero ¿qué pasa cuando se quedan solos? Estas personas, con frecuencia, no soportan la soledad, no pueden estar sin un televisor prendido.

Entonces, ¿cuál es tu posición? Sea como sea, que elijas lo mejor para ti y tus seres queridos. Por lo pronto, te deseo una próxima semana feliz y productiva.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA: NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA Y ESE…ES UN LÍDER. ¿ACASO ERES TÚ? COMIENZA HOY MISMO A DESARROLLAR Y EMPLEAR TUS FORTALEZAS EN LA VIDA DIARIA.

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *