La Rueda de la Innovación II

Escucha el podcast: La Rueda de la Innovación II

Decíamos en el artículo de la semana pasada que: “México siempre llega tarde a la mesa de la prosperidad” (José Vasconcelos). En el aprovechamiento de la basura para transformarla en electricidad nos hemos tardado más de 50 años. Los europeos lo hacen desde los años sesenta.

La reportera e investigadora Rosalía Lara nos presenta en Expansión de 01-mayo-2018 el caso de éxito de una empresa que afirma: “tenemos presencia en México desde hace 25 años. Trabajamos en 40 ciudades y atendemos a más de 13 millones de habitantes”.

En “el constituyente del Distrito Federal”, que le cambió el nombre a CDMX y donde predominó el pensamiento de izquierda. En su artículo 14 decretó: “El agua es un bien público, social y cultural. Es inalienable, inembargable, irrenunciable y esencial para la vida. La gestión del agua será pública y sin fines de lucro”.

Pues bien, la empresa (Veolia) que maneja el agua en 40 ciudades del país, en voz de su presidente, Antoine Frérot, declaró: “Cuando el gobierno de la Ciudad de México comenzó a idear proyectos para aprovechar los residuos urbanos…supo que a su compañía se le presentaba una buena oportunidad, pues la especialidad de la firma francesa es la gestión de los desechos, el agua y la energía”.

Después del consabido proceso de licitación, Veolia fue adjudicada para manejar “la concesión por 30 años, para el diseño, construcción, puesta en marcha, operación y mantenimiento de la planta de termovalorización”. Rosalía nos dice que Veolia opera 63 plantas alrededor del mundo, equipadas con diferentes tecnologías para el tratamiento de residuos.

“La fábrica podrá procesar 4500 toneladas diarias de residuos, un tercio de la basura producida en la ciudad. La energía que genere irá a parar al Metro, que consume 965,000 megawatts-hora al año, por un costo de 1,973 millones de pesos anuales…”

Como es de suponer hay voces en contra, especialmente porque se considera una invasión de empresas privadas extranjeras. ¿Cómo es que vamos a dejar que el agua y la basura, que son bienes públicos, vengan a ser manejados mediante concesión a empresas privadas?

Esta empresa francesa que inició operaciones de manejo de agua en su país en 1853 cuenta con un gran momento para aprovechar estas necesidades impostergables, todas las ciudades del país tienen el mismo problema. Frérot declaró a Expansión: “La idea es continuar creciendo. Por ejemplo, Querétaro tiene una planta donde aprovechan el biogás y la energía generada se destina al alumbrado público de la ciudad. Ése es un ejemplo que queremos seguir replicando en México”.

En la página web de Expansión del 9-mayo-2018, Ivet Rodríguez, nos relata que “Toyota obtendrá electricidad, hidrógeno y agua a partir de estiércol de vacas que viven en las granjas lecheras de California. Planea que para 2025 todos sus modelos tengan una versión alternativa al motor de combustión. Cada modelo tendrá una opción híbrida, con batería o con celdas de hidrógeno. Su gerente de comunicaciones declaró: “gastamos más o menos un millón de dólares cada hora en el desarrollo de nuevas motorizaciones, así como avanzar en la conducción autónoma”.

Para que esto sea posible se necesita crear la infraestructura de recarga. He allí el problema. Si por el momento los retrógradas, que impiden todo progreso, se oponen a las gasolineras que no son de Pemex y con mayor enjundia alzan la voz por las concesiones de explotación del petróleo en el subsuelo marino, ya veremos cómo se opondrán a estos avances.

Hay personas que niegan el progreso tecnológico de las firmas extranjeras experimentadas en extraer petróleo de grandes profundidades y dan por hecho que nuestro Pemex podría hacerlo. Protestan porque las trasnacionales se están llevando nuestra riqueza, porque el petróleo siempre fue de los mexicanos, aunque jamás hubiésemos recibido ningún beneficio por ello, excepto la cadena de mando del sindicalismo petrolero.

Para coraje de los opositores a la innovación tenemos el anuncio de Google con su proyecto para entregar internet inalámbrico de buena velocidad y calidad de forma gratuita en los puntos públicos más importantes del país, el Vicepresidente de Producto declaró: “La misión de Google es hacer accesible la información a todo el mundo, un buen internet permite a la gente tener mejor educación, mejores trabajos, crear más empresas y comunicarse mejor con su familia”.

“Pero ¡por Dios! Esto es una penetración más del imperialismo que no se puede permitir. Así como se debe acabar con el avance de Uber, porque nuestros pobres taxistas se van a quedar sin empleo”. ¿Has escuchado expresiones así?

He utilizado el ejemplo de la transformación de la basura en energía para dejar claro que los populistas y retrógradas nos han ocasionado un retraso en el avance tecnológico de más de 60 años. Es un caso ilustrativo, entre tantos que pudiéramos presentar.

En fin, espero que reflexiones acerca de cómo siempre en México ha habido personas que se oponen al progreso, ignoran que la rueda de la innovación avanza a pesar de quienes se aferran al pasado. Hay que recordar el mensaje de aquella película “Durmiendo con el enemigo”, para reconocer que nosotros mismos hemos frenado nuestro avance. No culpemos a la suerte, ni a los extranjeros, no estamos indefensos, podemos reaccionar, la innovación es la clave.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA: EL ÉXITO ES DE QUIENES TOMAN LA INICIATIVA Y ENFRENTAN LOS RIESGOS, ¿ACASO ERES TÚ UNO DE ELLOS? COMIENZA YA, TUS SUEÑOS ANHELAN CONVERTIRSE EN REALIDAD.

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.