Sin Líder No Hay Rumbo

Foto: http://www.diariolasamericas.com/eeuu/asi-es-la-familia-presidencial-los-trump-n4112908

Escucha el podcast: Sin_Líder_No_Hay_Rumbo

Después del 20 de enero de 2017 el mundo cambió. Como en las películas de ciencia ficción, podemos imaginar a un Atlas que, con gran poder, toma la esfera terruna y la lanza al infinito, generando angustia y descontrol en toda la humanidad.

La convulsión generalizada es desconcertante, la incertidumbre y la expectación por lo inexplicable surgen día tras día. ¿Cuál fue el evento que trastocó todo? La toma de posesión del Presidente Donald Trump al frente de la nación más poderosa del mundo.

Los presidentes europeos manifiestan abiertamente su repudio básicamente pidiendo respeto a las decisiones y expresando que “Europa es dueña de su destino”. Los países asiáticos trazan su raya y cambian sus políticas, ahora los comunistas se vuelven promotores del libre mercado. El mismo Papa Francisco pronunció en su homilía dominical un ataque a la mentalidad que piensa en muros cuando en el Siglo XXI debemos tender puentes.

 

La mayor de las presiones se ejerce sobre México: construcción de un muro, la exigencia del pago o la amenaza de impuestos del 20 %, expulsión de 3 millones de inmigrantes ilegales, revisión agresiva del Tratado de Libre Comercio.

Antes de hacer oficiales estas posturas, el señor Trump insultó con frecuencia a los mexicanos acusándonos de violadores, asesinos, narcotraficantes, ladrones, etc. De manera subliminal nos mandó un elogioso reconocimiento: “los mexicanos se han aprovechado de Estados Unidos, tenemos un déficit de 60,000 millones de dólares, nuestros presidentes anteriores han sido unos tontos, débiles, han permitido este robo”.

Vaya ¡qué reconocimiento! Los inteligentes mexicanos hemos birlado a los poderosos Estados Unidos nada menos que 60,000 millones de dólares anuales vendiéndoles más de lo que les compramos.

El caso es que esta desesperante situación ha llevado a la sociedad mexicana a cuestionarse las acciones a tomar. No es posible permitir que Donald Trump continúe insultándonos impunemente.

Ha habido muchas posturas, quizá demasiadas, pero en esencia: nada en concreto.

Por una parte se han presentado comparaciones: Estados Unidos tiene déficit comercial no sólo con México, con China tiene 5 veces más (300,000 millones de dólares), con Japón 150,000 y con Alemania 125,000.

Otros utilizan como argumento hacerle saber al señor Trump los beneficios mutuos del TLC. Se cita el hecho de que para 30 estados de la unión americana México es su principal mercado internacional.

Unos más hacen referencia al hecho de que en México tenemos a más de 100 agentes de la DEA (la agencia antinarcóticos) y que deberíamos expulsar a unos 50 de ellos. Otros quieren manifestación de multitudes en las calles. Algunos hasta piden que el Presidente Peña Nieto haga una valla humana en la frontera con miles de mexicanos indignados.

Los empresarios utilizan el argumento de que los mexicanos han invertido en Estados Unidos más de 100,000 millones de dólares y que el argumento básico está en resaltar las ventajas del intercambio comercial entre los dos países que, junto con Canadá, constituimos el mercado más grande del mundo.

Todos los sectores han tomado partido: los intelectuales, los políticos, los empresarios y los ciudadanos. Todos hablamos sobre la conveniencia de manifestarnos. Nadie dice en qué o cómo, pero sí manifestarnos. Ha proliferado la idea de poner la Bandera o el Escudo Nacional en nuestro WhatsApp o en el Facebook.

Resulta lamentable que nuestro Presidente de la República tenga un nivel de aceptación tan bajo (12 %), que nuestros Partidos gocen de un gran descrédito, que carezcamos de un intelectual capaz de catalizar las inquietudes públicas.

Movilizar a la sociedad civil y a todas las fuerzas políticas reclama, ni más ni menos, que UN líder. No puede concebirse el movimiento de ningún grupo social, ya sea pequeño o grande, careciendo del liderazgo que los inspire y los conduzca hacia un rumbo con el cual coincidan todos.

Un grupo social requiere-reclama-un líder que proponga un eje rector, una visión, un propósito, que aglutine a los distintos miembros de ese grupo. Si se carece de ese líder lo que sucede es que el movimiento se vuelve amorfo, jalando en direcciones diferentes y navegando en la confusión.

Es tiempo de tomar consciencia acerca de la importancia que juega el líder, en cualquier grupo. Por ello, surge la pregunta: ¿Dónde están los líderes? ¿Cómo estamos formando a las nuevas generaciones? ¿Tenemos formación en liderazgo en las carreras universitarias?

Te pido que reflexiones al respecto, por lo pronto, que disfrutes de una semana feliz y productiva.

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA: NADA CAMBIA HASTA QUE ALGUIEN DA EL PRIMER PASO Y ÉSE…ES UN LÍDER ¿ACASO ERES TÚ? ANÍMATE COMIENZA A CAMBIAR ALGO, EMPIEZA POR TI.

alfredo-esponda@cencadedigital.com

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Un pensamiento en “Sin Líder No Hay Rumbo

  1. Hola,
    Y si en vez de que surja un líder, surgen varios líderes en cada persona del grupo?
    Me agradan sus post.
    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *