Liderazgo al Máximo Nivel

Liderazgo_al_Máximo_NivelFoto: http://www.elpais.com.co/elpais/cali/noticias/piden-valle-sea-incluido-visita-papa-colombia

Escucha el podcast: Liderazgo_al_Máximo_Nivel

Del 12 al 17 de febrero de 2016 el Papa Francisco visitó México y acudió a lugares emblemáticos de la Ciudad Capital, de Ecatepec del Estado de México, Tuxtla y San Cristóbal de Las Casas en Chiapas, Morelia en Michoacán y Ciudad Juárez en Chihuahua. Jornada extenuante, sin duda.

Está a la luz de millones de personas que acudieron físicamente o lo vieron por televisión la enorme capacidad de convocatoria del Papa Francisco. Están en juego los dos niveles de liderazgo y sus tres elementos determinantes.

Los dos niveles: el liderazgo ejecutor a cargo de quienes realizaron la logística y el liderazgo orquestador realizado por el Papa.

Con gran pena vimos cómo en la enorme plancha del zócalo de la Ciudad de México, con espacio para 300,000 asistentes se encontraban únicamente unos 50,000 dejando espacios vacíos que daban la impresión de que la visita papal no despertó el entusiasmo de los mexicanos.

Se mencionó tanto que sólo quienes tuvieran boleto podrían asistir que, por supuesto, las personas deseosas de estar allí se abstuvieron de ir al centro de la ciudad, para evitarse negativas que les harían sentir mal. También, es de sospechar, que los boletos fueron regalados a burócratas que sí aprovecharon el día libre, pero decidieron verlo por televisión.

Es evidente que las personas a cargo cometieron errores de planeación y logística. Infundieron miedo y desconfianza en vez de ánimo y voluntad de asistir. La difusión y los requisitos para los asistentes fueron mal enfocados. Allí está el resultado.

En las otras cinco ciudades sí hubo asistencia multitudinaria pero, como siempre, quejas por la necesidad de estar 10 horas antes haciendo fila en medio de una noche fría. Algunos con boleto no pudieron entrar, fueron desplazados por otros vivales.

¿Tenían los organizadores la capacidad para llevar a cabo esa tarea específica? ¿Se movilizó adecuadamente a los miles de coordinadores y policías o se les dejó libremente, sin instrucciones precisas?

¿Fue acaso la primera muestra de que no habrá un feliz entendimiento entre Gobierno de la Ciudad de México y Gobierno Federal? ¿Qué pasará cuando se trate de la concentración del 15 de septiembre? Estamos en un terreno que tiene dos dueños.

Entonces, al nivel ejecutor tenemos luces y sombras.

Veamos ahora el segundo nivel: LIDERAZGO ORQUESTADOR O LIDERAZGO DE INFLUENCIA AMPLIADA.

Los tres factores clave son: vocación, propósito y armonía. El Papa Francisco ha demostrado una clara conciencia vocacional para ejercer sus atribuciones.

Cuando al Papa se le preguntó: ¿Quién es Jorge Mario Bergoglio y quién es el Papa? Su respuesta fue clara y contundente: Uno es el pecador y otro es el misionero que trae la palabra de Dios.

A través de sus múltiples contactos con los fieles que se acercaron se pudo apreciar un hombre con buen carácter, bondadoso y generoso con los desvalidos y desfavorecidos.

Es notorio que en la primera recepción en Palacio Nacional se acercó a saludar de mano a quienes les presentó el Presidente, pero más de eso no hizo. Se abstuvo de otorgar su bendición. Como que sabía con quienes estaba.

En cuanto al segundo factor: propósito. El Papa convocó a millones de personas, presencial y digitalmente, a escuchar sus mensajes. Algunos de ellos tienen pasajes hermosísimos como cuando habla sobre la felicidad. Otros calan duro: “el corrupto lleva a la mesa para sus hijos un pan envenenado”.

En su mensaje a los Obispos, que tienen el acercamiento con los fieles, los mandó a trabajar y mantenerse muy cerca de los feligreses y a tener cuidado de “los nuevos faraones que atraen con sus riquezas”.

En el tercer factor: armonía. Deslumbra la manera en que el Papa logra seducir con su mensaje pleno de inspiración y buena fe, integra a creyentes y a descreídos.

Es absurdo negar la fuerza de mensajes llenos de amor y reiteración de las creencias que nutren el corazón de los hombres y las mujeres de buena fe, independientemente de la religión que se practique.

El liderazgo del Papa deriva del poder de la investidura. El máximo pontífice siempre será escuchado. Sin embargo, el Papa Francisco le agrega una buena dosis de consistencia y credibilidad.

 

Recordemos el caso del Papa Benedicto XVI que, no obstante detentar la misma investidura, no logró semejante aceptación y cariño.

 

En todo liderazgo se dan estos tres factores y ejercerlos apropiadamente es parte del desarrollo personal de todo líder. Esa es tu tarea personal para lograr convertirte en la clase de líder que tu futuro personal, tu familia, tu empresa y tu país necesitan.

Termino deseándote una semana feliz y productiva.

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA, NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA Y ESE ES UN LÍDER ¿ACASO ERES TÚ?

alfredo-esponda@cencadedigital.com

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Un pensamiento en “Liderazgo al Máximo Nivel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *